martes, 31 de diciembre de 2013

EL HORARIO INFANTIL, EL HORARIO DEL PP, Y LA QUE SE AVECINA...


En el paternalismo de los gobiernos que en el mundo han sido y serán comprendemos el cigarrito que se le ofrece al que van a fusilar, los dos o tres psicólogos que necesita una mujer si se plantea abortar, y el horario infantil en televisión. Una franja temporal en veda donde hay que exclamar "córcholis" si te vierten plomo líquido en la espalda porque es ahí, en ese parque natural de las buenas maneras, por donde transitan exclusivamente los tiernos infantes, pongamos que de cuatro a siete de la tarde. Antes o después, los niños nos importan un carajo. Como también nos importa un carajo que a un niño venezolano, por ejemplo, nuestro horario infantil le coincida con el porno y viceversa. Porque hay internet. Y canales internacionales. Y satélites. Y móviles. Y tabletas. Pero hacer el paripé de ponerle un horario infantil a la televisión parece que el tranquiliza la conciencia al gobierno de turno: esa ficción ética de tener a los niños recogidos en una cápsula temporal impermeable. O a las putas fuera de la vista en un almacén. O a los mendigos en la cárcel si viene el Papa. Lo otro, que un niño se haga la calle a las cinco de la mañana en la pantalla de su tableta... no sucede gubernamentalmente. Que un niño asista a las obscenidades y mentiras del gobierno en el informativo de las nueve de la noche tampoco. O no importa: es el Libro Gordo de Rajoy. Que oiga insultos no, pero que maneje fuego y cuchillos sí (Top Chef infantil, por ejemplo). De modo que en el coto de caza del horario infantil los puericultores armados del gobierno detienen a todo aquel que no dice "córcholis" y le ponen una multa de un millón y medio de euros. Lo mismo que si son diez y dicen la palabra "chorizo" a menos de quinientos metros del congreso de los diputados, que es la franja horaria de la democracia infantil. Aparte de que no sirve absolutamente de nada a nivel educativo esta sobreprotección ingenua, la programación infantil viene siendo en España un expositor autómata de series extranjeras de dibujos animados (ningún programa divertido y original) y con los cortes para la publicidad más agresiva del mercado: la dirigida a los niños. Precisa, manipuladora, violenta y pornográficamente dirigida a los niños, en teoría eficazmente reunidos en rebaño gracias al gobierno y sus pastores. Pero eso está permitido porque da pasta. Y las multas, claro. La última y gorda le ha caido a los productores de Mediaset por emitir "La Que se Avecina" en dicho horario esterilizado. Por emitir contenidos "incívicos" y "sexistas", y no sé qué pamemas más. Como si esto no lo vieran los niños a todas horas en la tele y en lo que no es la tele, en Youtube, en el Congreso y en las cartas que le manda el banco a su padre... O como si el humor no estuviera por encima de esas gilipolleces. Pero no. A recaudar... Y no protestes, que sales en los cantares y te buscas la ruina. Es lo que ha hecho Alberto Caballero, uno de los guionistas con más oído de calle que tenemos en este país y creador de la serie desde sus comienzos, con su hermana Laura. Uno de los buenos, coño. Y aunque la sombra de su tito (José Luis Moreno) le aflaute un poco el prestigio, el talento de sus diálogos puede hacer más por la educación real de un niño que cualquier clase de religión que trate de imponerle el gobierno. Así que estoy con él y con el cabreo con el que se puso a berrear a tecla suelta en Twitter. Y ni un "córcholis", oye. A estas alturas del horario del PP, qué coño. Corto y pego de Elplural.com.
Comunicación
El creador de la serie ‘La que se avecina’ estalla contra el PP: “Hijos de la gran puta, sois una panda de retrasados mentales”
Tras el castigo del Gobierno de 1.57 millones de euros a Mediaset
28
****½13 votos
Alberto Caballero, productor Ejecutivo de La Que se Avecina. Foto: Telecinco
Alberto Caballero, productor Ejecutivo de La Que se Avecina. Foto: Telecinco
El productor y guionista Alberto Caballero, creador de la exitosa serie La que se avecina (Telecinco), criticó este martes con dureza a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por la multa que ha impuesto a Mediaset por emitir esta serie en horario de protección infantil, en redifusión a través del canal Factoría de Ficción.
¿Qué multa habría que poneros a vosotros?“Hijos de la gran puta, panda de retrasados mentales, ¿qué multa habría que poneros a vosotros”, son algunos de los tuits que Alberto Caballero ha dedicado al Ejecutivo de Mariano Rajoy.
Captura del Twitter de Alberto Caballero, creador de La Que Se Avecina


lunes, 30 de diciembre de 2013

PÉGATE UN VOLTIO... O SESENTAMIL.


Ya que estamos volviendo al pasado de una forma imparable, retomemos alguna expresión demodé para que el salto espacio-temporal (Las Hurdes, Tierra sin Pan, 1933) vaya acompañado de su postal léxica y que los presidentes de las eléctricas puedan "pegarse un voltio". Se piren. Se abran. Hagan mutis por el foro. Hagan futis por el moro. Y nos dejen en paz con su déficit tarifario, sus subastas amañadas y sus maneras de chulos de putas con sus chulos de putas becarios en el gobierno, las centrales nucleares como putas en cada esquina del país y las renovables secuestradas, a dedo amputado por cada panel solar que se le ocurra poner a cualquier vecino sin su permiso... Ese pacto entre rufianes para garantizarse el robo de cientos de millones de euros a repartir entre sus accionistas, presidentes y ministros anfibios (gobierno / empresa privada) no es un juramento secreto ni un contrato firmado en los sótanos del Vaticano. Cuando lees tu factura de la luz estás leyendo la caligrafía de la mafia de la bombilla, su extorsión a las claras (220 v.) y la complicidad del gobierno en papel legal: "Su mordida de este mes, gracias". Una mafia impune y con todos los ingredientes de la mejor película de género: chantajes, subastas, coacciones, omertá, y asesinatos. Dos millones y medio de hogares con la luz cortada. Invierno. Frío. Ancianos helados. Niños enfermos. Dolor. Angustia. Muertos. Así lo quieren nuestros accionistas, así lo queremos nosotros, y así lo quieren nuestros empleados del gobierno. Pero el presidente de Iberdrola, arriba, Ignacio Sánchez Galán, dice que a él también le preocupa la subida de la luz. Descojonándose, lo dijo. Ja, ja, ja, el presidente... Nosotros en las Hurdes de Buñuel, y él, simpático. Divertido. Partiéndose la caja con las cosas de los pobres. Pégate un voltio, colega. O sesenta mil. De mecha corta te los daba yo. Que del cortocircuito en el que te frías con tu propia mercancía se produzca un apagón hasta el Siglo de las Luces. El XVIII. Y que los de las casas a oscuras volvamos a barajar. Lo de la separación de poderes. Montesquieu, Voltaire, Robespierre, la guillotina, la monarquía, los Rothschild y la puta cepa de la que salís todos los de vuestra casta. Con nuestras pocas luces.

domingo, 29 de diciembre de 2013

HAZTE ESPAÑOL


Campofrío ya se hizo extranjero. Las empresas Shuanghui y Sigma son sus dueñas. China y México. En su anuncio de navidad también te lo recomiendan a ti, pero tirando de finísima ironía. Elegantísimo sarcasmo. Cómo te vas a hacer extranjero con lo fantástico que es ser español, hombre. Por los "abrazos", dicen. Por la comida. Que al extranjero uno puede irse, pero no hacerse... Y te lo recomiendan "entrañables" cómicos españoles. Voluntariosos cómicos españoles con más o menos presencia. Y más o menos talento. Por remitirnos a la España que nos gusta a todos. Como la que representan las Hermanas Hurtado (un abrazo emocionado a su mánager, qué monstruo). El carbono 14 de la mueca de hastío que aparecía en tu cara allá por los ochenta, casi en blanco y negro, de rancias que ya eran las gracietas de estas señoras por entonces (ese mánager elocuente, tenaz, brutal, insisto). A principios largos del XXI nuestro remedio son estas dos personas melancólicas. Y la paella. Para que se nos caigan los palos del sombrajo digital y pongamos una choza con melones al lado de un Parador Nacional cualquiera... Se calcula que han salido de España a buscarse la vida unos dos millones de personas en los últimos cuatro años. El noventa por ciento de ellas con título universitario. Se entiende que el target restante (el que queda, el que quedamos, los que todavía no estamos fuera) sí pueda apreciar el mensaje de la campaña de los charcuteros chinos. El feeling de los embutidos mejicanos. No así los emigrados, que se han tomado la historia regular por el canal internacional y los interneses y los wasap de rigor. Con nuestros políticos de mierda y el destrozo del país y de todos los derechos y libertades conseguidos hasta ahora, pero ser español es cojonudo, chaval. Y los de la marea granate (por el color del pasaporte) más granates todavía. Morados de orgullo patrio. Natural que el hilo conductor lo lleve Chus Lampreave, figura señera del costumbrismo surrealista. Las Hermanas Hurtado, los políticos hurtando, y tú sintiéndote más español que nunca porque lo llevas en el macetero de tus genes aunque tengas ganas de meterle fuego a Santiago Apóstol con una bandera rojigualda ardiendo. Orgullosísimo de ser español, colega. Por todo. Snif. Por los abrazos y por la comida. Resnif. Lástima que te lo tengan que recordar los mejichinos para que les compres el jamón estas navidades. Lo que escribe Javier Marías hoy en el País Semanal, que también subscribo y río: 

"Más honrado y veraz era aquel sargento de Juan Benet que arengaba a sus reclutas así: “Os voy a decir qué es el patriotismo. ¿A que cuando veis a un francés os da mucha rabia? Pues eso es el patriotismo”.

sábado, 28 de diciembre de 2013

EMPADRONEMOS A LOS ESPERMATOZOIDES A ULTRANZA


Ya puestos a tocar los ovarios con el asunto del aborto, ¿por qué no ampliar la cobertura moral de la ley de una forma más generosa? Hoy, celebración de la primera matanza de niños del comunista y antisistema rey Herodes, es una fecha excelente para animar al gobierno a que mejore esta ley tan timorata y la lleve hasta a sus últimas consecuencias en cuanto al amparo de los fetos todavía sin flequillo. Independientemente de la distinción (por la vía del desprecio) de los "fetos malos" de los fetos buenos, esto es (estos son, los malos), los concebidos de manera no deseada por la parte femenina del coito (¿desconocen a su violador todas las violadas? ¿están todas las violaciones fuera del matrimonio? ¿todas son denunciadas? ¿las de puertas adentro? ¿no se ha producido ninguna con desayuno frente al violador al día siguiente?) y su consecuente, lógico, higiénico y cristiano asesinato antes de su nacimiento, desde aquí proponemos ampliar la defensa a ultranza de la vida prohibiendo legalmente la masturbación masculina en la convicción científica de que en cada eyaculación aérea o en celulosa se produce, también a ultranza, la intolerable degollina deportiva de millones de fetos sin flequillo. Kleenex, Auschwitz, campos de exterminio los dos, la eyaculación sin propósito demografía interrupta, y Onán, un energúmeno mucho peor que Herodes, por solitario, independiente y furtivo, como una clínica abortiva de descampado con malos pensamientos, dos piernas y, al menos, una mano pecadora. Onán es el referente a eliminar como modelo y práctica anticonceptiva (ahora que se impone la separación educativa por sexos y con ella la distancia, que es el recuerdo permanente de los cuerpos libidinosos) al modo de nazis salidos, con los ojos gachos. Así, ellas no podrán abortar cuando les dé la gana (sus cuerpos son del Estado) y ellos no se podrán masturbar cuando les apetezca (sus espermatozoides son bienes públicos, como las farolas). Item más. Los onanistas, esos hombres gárgola en el espasmo final, serán tipificados en el nuevo código penal como asesinos en primer grado y la pornografía en sí como instigación directa al homicidio. Minifaldas, escotes, labios carnosos y nalgas dignas de más de un vistazo serán exhibicionismos, aditamentos, ornamentos y perniciosas naturalezas circunscritas en esta nueva ordenación penal como armas mortales a ultranza, y sus portadoras y predicadas serán reas de lesa humanidad. Y a partir de hoy, por qué no, que todo individuo varón en edad de procrear inscriba sus testículos en el padrón correspondiente como familia numerosa (por resumir: ellas posan sus pechos en una bandeja en las mamografías, ellos sus testículos en un registro civil al caso), que ya se les irá poniendo nombre católico a los espermatozoides según se vayan acomodando cada uno en su ovario de rigor y engendrando su cuerpo humano como Dios manda, o contrahecho y gimiente, que para el caso que nos ocupa nos da lo mismo a los enemigos de Herodes y de Onán desde el avistamiento pecaminoso de la primera curva de fémina, que tenían que gestar dos años o más, como las elefantas, para que vivan más y mejor su condición de víctimas libres. 

Eran malos tiempos para la lírica ya en los ochenta. Muerto Coppini (q.e.p.d.), a ver quién hace un verso libre estos años en los que mirar a los ojos de la gente ha comenzado a dar pánico.

lunes, 23 de diciembre de 2013

UNO MÁS DE LA CANALLESCA BUENA (7)


Otro representante de la canallesca buena es Antón Losada. Pueden sentirse sus pasos elefantíacos por la cadena Ser y, en lo que tiene de profesor de "ciencias" políticas, asistir a sus violentos chorros de agua vaporizada contra los hisopos de los obispos y el agua de colonia de los pijos del PP. El tertuliano camión antifascistas. Nuestro botijo exasperado, que también escribe. Hoy su columna en el Diario.es versa (qué bonito verbo arrumbado) sobre peleas en la selva, que es su ecosistema preferido. Magnífico su barritar contra los machos alfa y los gañidos de las hienas castradas de la derecha cuando ven a una gacela embarazada. Esto último lo barrito yo... En fin. Que antes de parar para fiestas, una aclaración: el día en que nací parece ser que me dieron dos opciones, o era un irredento republicano para toda la vida o tenía una memoria prodigiosa, así que Felices Fallas a todos.

EL ABORTO RETROACTIVO

Corría el verano del año pasado y en este blog pintábamos y escribíamos esto el 27 de julio:




A Albertito Ruiz Gallardón le detectaron algunas malformaciones en su etapa de feto predemocrático, pero los médicos supieron reaccionar a tiempo, como médicos reaccionarios que eran, y consiguieron hacerlas compatibles con la vida… de militante de derechas que llevaría en un futuro, de modo que no hubo necesidad de abortar a su propietario y ni tan siquiera regañar a su dulce madre femenina pues las malformaciones en sí eran paradójicamente idóneas para la formación del Espíritu Nacional, tal y como recogió El Alcázar en su celebrada ecografía de portada, una por una, grandes y libres, las dichas malformaciones:


1) Espinita bífida de no distinguir Iglesia de Estado (Trauma de Montesquieu, también conocido como Hipertrofia del Concordato).

2) Corazón desplazado a la derecha y con la particularidad rítmica (muy celebrada por Franco) de tener la sístole sintonizada en “Cumbres Nevadas” y la diástole en “Cara al Sol”. Gran disgusto de su tito abuelo Albéniz, que esperaba que el niño naciera con la partitura de la “Suite Iberia” tatuada en el culo, como un antojo al piano.

3) Mano en forma de cazo (Síndrome de Trinque).

4) Aparato circulatorio con soterramientos inexplicables (Displasia de la Vena de la Circunvalación).

5) Riñón forrado.

6) Agenesia de Cuerpo Calloso (incapacidad absoluta para trabajar con las manos).

7) Pulsión de Derroche (Médico francés pionero en su estudio y diagnóstico).

8) Déficit de glóbulos rojos (Disfunción hereditaria en el cromosoma 36, 18 de Julio).

9) Mutación de Fraga (Anadiplosis del Morro y Pleonasmo de la doble cara).

10) Panfilismo.

11) Deformación de la cuarta vértebra consistorial.

12) Estadio 4 de Parkinson (Proliferación antinatura de parquímetros en la aorta, zona azul)

13) Hernia fiscal (Inmunodeficiencia tributaria, también conocida como Chancro de Rouco Varela).

14) Pólipo de Napoleón (Displasia anal o Síndrome de Cul de Sac con posible deriva en Saco Roto).

Así podríamos seguir con la ecografía hasta completar las 2.045 malformaciones que se le detectaron al feto de Albertito, allá por el verano de 1957... Cuán permisiva y democrática era la ley del aborto por aquel entonces. Gracias a ello, Matías Prats pudo proclamar solemnemente en el NODO del 11 de diciembre de 1958 que en España, bajo el amparo y la protección de las sagradas fuerzas vivas de la capital, y con el agasajo de la Agrupación 23 de la falange y los bailes de la sección femenina, acababa de nacer un ministro de justicia... de puta traca.

***********************************************************************

¿Pensaba realmente que un año y medio después se iba a concretar aquel anteproyecto de postproyecto de postmortem para las libertades en este país? El pelanas reaccionario, el monaguillo sobredimensionado de Gallardón hablando de los derechos del "concebido" (los derechos del concepto "no fornicarás más de lo que a nosotros nos guste según el catecismo") y de que lo hace por la "libertad" de las mujeres (y la alegría de la sumisión)... Tamaña hipocresía, tamaña falsedad y tamaña barrabasada reaccionaria a cargo del esperma regresivo de Franco... Que un tiparraco así se atreva a fastidiar a medio país sólo para darle gusto a los dinosaurios fascistas de su partido y a las majorettes travestis del Opus Dei... Independientemente de lo retrógrado de la ley, y por el lado personal, que es como me lo tomo todo con estos canallas del Bobierno (no hace falta ser mujer para sentir a los curas mariposeando en mi barriga) sólo hay que verle la cara de apagacirios y la difuminación al esfumato de iglesia que se le está produciendo en los rasgos al ministro de justicia para comprobar que todo él se ha convertido en una aparición mariana con dioptrías. Y las cejas, dos poluciones nocturnas. Técnicamente.


LA MADRE DE BAMBI (y 4)



4

            Como las estudiantes de puericultura, los políticos practican con niños de juguete a darles besitos y a tenerlos un segundo en brazos para sacarse la foto. Como los gigolós de crucero, los políticos besan señoras mayores y se dejan coger del cuello por abuelas histéricas. Como los culturistas de gimnasio, los políticos entrenan con mancuernas durante la campaña electoral para luego poder darle la mano a doscientas personas por minuto y transmitir la “firmeza de mancuerna” y la “honestidad de mancuerna” a sus sorprendidos electores. Como maniquíes de sombrerería, los políticos se prueban cascos de minero, cascos de ciclista, gorros de pastelera, gorras de béisbol, gorritos de cirujano y peinetas de madrina, y practican delante del espejo sus caras de ministros del infarto de miocardio, diputadas de la Virgen del Rocío, vicepresidentes del grisú, aforados del raspón en el codo, neurocirujanos del plan de embalses, embajadores de la pera conferencia y concejales de fiestas de la invasión de Irak. Como premios nobeles en su discurso al rey de Suecia los políticos ensayan delante de sus madres muertas a decir en sueco: implementación de recursos, mercado financiero, parado de larga duración, inmigrante delincuente, aborto asesino, sindicato trasnochado, huelga ilegal, homosexual enfermo, voto responsable, ajuste necesario, protesta antisistema, propaganda filoetarra, crecimiento negativo, desaleración positiva, cadena perpetua revisable, seguridad ciudadana, respeto institucional y te voy a dar por saco en los cien dialectos del lapón que han comenzado a aparecer en el diccionario Castellano-Eufemismo, Eufemismo-Castellano: di que sí con la cabeza, mamá...

            Con estos sólidos mimbres, si el parlamento español fuera sepultado por la nube de ceniza que sorprendió a Pompeya, la inmoralidad de muchas de las posturas de los diputados impediría exhibirlos al público en vitrinas.

            Y por lo demás, en cuanto a su voluntad de servidores públicos, unas veces aplican la misma técnica que la familia de los Pelayos en los casinos (hacia dónde se inclina la mayoría de las ruletas, hacia dónde se inclina la ruleta de las mayorías), y otras, directamente, la de los vaqueros en la estampida que han provocado ellos mismos: se trata de pegar los tiros sobre las orejas de las bestias adecuadas y el resto de la manada irá como sobre un papel minutado hacia el único lugar del río donde hay esperándoles un cocodrilo a sueldo de la casa. Tiros o titulares, que vienen a ser lo mismo. “Hay una serpiente en el zapato de la Seguridad Social”. “Hemos visto un alacrán en el abrevadero de los sindicatos”... Vaqueros de Marlboro con el título en ICADE y un máster de lazos al cuello por la Universidad de Keynes, oh, yeah.

            Sin ninguna concesión a la inteligencia, a la alegría de vivir o a la empatía con la gente, sólo con la razón de la manada enloquecida y los tiros de los vaqueros políticos zombies representantes lecheros a los que has dotado de superpoderes con tu voto vudú, ¿a quién le importa lo que le pase a ese pobre cervatillo en mitad de la estampida de tiranosaurios, diplodocus y tanques de la Democracia a las siete de la mañana?

            Se parecía a la madre de Bambi, colega.
           
No sé qué balaba de Democracia Real y del Quince Eme en dibujos animados...
           
Sí. Se parecía a la madre de Bambi.

Pero eras tú.


domingo, 22 de diciembre de 2013

MEMORIA DE PEZ


Un maravilloso chiste de A. ayer, en el Naranjo de Bulnes, y había que pintarlo. 

DE EDUARDO GARCÍA IBÉRICO Y LA ENTROPÍA DE LOS VILLANCICOS PICANTES


Más allá de la derecha y su lucha ejemplar contra el desorden del universo, más allá de la ultraderecha y su legendaria briega contra el vacío en el que tiemblan ateridos los átomos, más allá de Dios, a su infinita derecha, está Eduardo García Serrano. Y tiembla el misterio. Pudimos asistir no hace mucho a sus revelaciones matinales desde las higueras radiofónicas en "Sencillamente Radio" o en "Buenos Días, España", aunque los más veteranos incluso recordarán sus parábolas (balística con metáforas) en las sagradas páginas del blanco y oloroso periódico El Alcázar (blanco y oloroso por extinto). Ahora gozamos de su presencia televisada como tertuliano extraterrestre en "El Gato al Agua", de "Intereconomía", y los creyentes no cabemos en nos con sus intervenciones en los humanos asuntos. Hijo de otro extraterrestre, Rafael García Serrano, exégeta de Franco, a Eduardo García Serrano el totalitarismo le viene de natural en los genes, concretamente en el cromosoma 36, que en los reaccionarios de base es duplo y a él le salió tricornio, y la intransigencia que le caracteriza de un superpoder que tiene en la piel: no sólo puede practicar la respiración cutánea sumergido en el espíritu nacional, sino que también puede realizar la fotosíntesis (de toda una vida) con un póster de José Antonio Primo de Rivera. Y aunque su talla moral es indiscutible, su talla física no, que depende de cómo tenga de sublimado el Alzamiento esa mañana, y eso son unos centímetros más o unos centímetros menos, y unas veces se crece a la vista y otras al oído: no se han escuchado mejores sardinas arengas por la radio desde que Queipo de Llano llamó a la violación de todas las rojas en la guerra civil. Qué soflamas. Qué proclamas. Qué ardor patrio en busca del paleofascismo en el Mío Cid y el Tuyo Nod. Y venga a llamar los trilobites por teléfono a darle la razón. Y venga los apoyos desde el mesozoico. Generales retirados, amigos de Intxaurrondo, nietos de Juana la Loca reivindicando el regreso a la semilla, la quemazón del orden que nos falta como el picor del miembro que le faltaba a Millán Astray, la polla en verso de la falange. ¡Fuera la educación sexual de los colegios! ¡Fuera los maricones de España! ¡A mí la Legión! ¡Viva la cabra! Y el gato al agua... Pero hubo una mañana hace algunos años ya en la que cargó contra los terroristas (faltaría menos) y el pegamento de su discurso atrapó a más moscas que las habituales filofascistas. Durante unos quince minutos estuvo emitiendo unos ultrasonidos de un poder que me dejaron tocado. Sonado. No fui de los que llamaron completamente hipnotizados ("Haz de nosotros lo que quieras: a quién hay que matar"), pero allí ocurrió algo que helaba la sangre. El capitán Nemo tocando su órgano en las profundidades. El populismo más embriagador. El fanatismo de un iluminado y las moscas que se achicharraron tan a gusto durante esos minutos de radio. Y recuerdo que sentí una alarma interior. Aquel tipo era peligroso. Exactamente ése fue el término que me vino a la mente: "peligroso". Como si me enseñaran la foto de un enemigo para no despistarme con él. Para saber a quién iba a tener de fijo en la trinchera de enfrente, si llegaba el caso... Afortunadamente, no he vuelto a oírle ni tan mesiánico ni tan inspirado, y tranquiliza bastante verle perder las formas a menudo, pero si a alguien se le ocurre reclutarlo para montar un partido neofascista a la manera de Austria o Hungría o, mismamente, Francia, tendríamos un problema con el aglutinador de moscas que digo. Otro detalle del menda, y que me parece muy significativo, es que tiene el mismo sentido del humor de un adobe. El típico rasgo de la derecha más rancia y seca. Una risita impostada que tira para atrás y que espero que alerte a las moscas bien nacidas para no arrimarse a esos cantos de sirena azul falange y continúen su vuelo errático buscando sus mierdas de siempre, tan populares como las fascistas, tan populistas como las de derechas, pero sin peana ni cristo que las fundara: la libertad en la que tiemblan ateridos los átomos con los electrones más rojos, y la entropía en un villancico picante. A las cinco de la mañana. Por ejemplo. Dicho queda.

LA MADRE DE BAMBI (3)


3

            Por uso y abuso de maletines y pelos engominados, las diferencias entre un representante, un comercial y un político no son muchas. Tampoco entre un representante, un mánager y un parlamentario. O entre un representante, un apoderado y un ministro. O entre un representante, un comercial, un portavoz, un charlatán, un comisionista y un médium de la soberanía popular: “El pueblo me ha hablado...”. O entre toda esa mierda húmeda y un diputado a secas.
           
            El comercial de tus libertades.

            Sin metáforas.

            El vendedor que está para satisfacer tus necesidades como ciudadano por delegación, representación y encarnación.

            Porque si quieres ser un miembro respetado de tu comunidad, ese será el tipo en el que tendrás que introducirte como en una funda de moto. Ese es el cuerpo social en el que estás obligado a encarnarte a través del voto vudú.  Y ya sabes que la variedad de fundas de moto va a ser escasita, votante. A no ser que quieras encarnarte en un comercial vegano, un comercial camello, un comercial desquiciado en terapia de grupo de elecciones, o alguno en proceso de rehabilitación por consumo de piedras filosofales, los comerciales que te van a ofrecer serán todos bastante estereotipados. Como su propio nombre indica, tipos en estéreo para que suenen lo mismo los girondinos que los jacobinos, y a las mismas revoluciones: ninguna.  Así que elige tu funda de moto con gafas Rayban, elige a tu lechero clon, elige a tu político mellizo, elige a tu representante sarnoso, a tu comercial atildado, depredador y mentiroso en unas elecciones con listas cerradas de muertos vivientes y vividores de la representación... y serás un Hombre.

            Duele que no haya diferencias apreciables entre los comerciales de derechas y de izquierdas, pero no estamos hablando de sueños, sino de vender. Y son las siete de la mañana, elector. Esos comerciales son pedazos de carne entrenados para enriquecerse a sí mismos y a la firma que representan, pero ya sé que en tu temeridad de abrir la puerta a esa hora de la mañana eres tan iluso que necesitas que allí aparezca alguien que te dé buenas vibraciones. Y si no son de sonido, que el timbre es el mismo, al menos quieres que sean vibraciones cromáticas. La llamada de tus colores. Porque tu vinculación ideológica con el lechero impostor busca integrarse en la gama pantone de tu concepto de la Democracia y de la política toda, tu cuento personalizado, azul, rojo, morado, celestito, magenta, rojigualda, naranja o arco iris... Como Picasso, los partidos políticos saben pintarte el monigote político que quieras con cuatro brochazos de demagogia, y ahí aparecerá en tu puerta el ectoplasma, el lácteoplasma, tu Lladró de la Democracia en su cartel de lechero Ding Dong o en su mitin de líder mundial hablándote indudablemente a ti. El comercial que precises. La pastorcilla lechera que deseabas. Tu Miguel Hernández Transformer. Tu José María Pemán Power Ranger. Hablándole a tu corazón de nítidos colores y a tu mundo interior profundo de ciudadano honesto y concienciado. Tu etapa azul. Tu etapa rosa. Tus años de bohemia. Tu consolidación. La paz universal y tú. La vida y nosotros. El comercial y tú. Vótame. Vótanos...

Pero si piensas que un lechero mutante tiene algo interesante que decirte de madrugada, o si piensas que un color te representa por completo, mereces conocer la verdad antes de seguir leyendo, porque si ya es malo que votes a un lechero maquiavélico, lo peor es que tu lechero puede ganar...
           
Y el que desaparece en esa pesadilla de madrugada eres tú.
           
Plop.
           
Se acabó tu condición de ciudadano porque sólo lo eras a condición de que votaras.

El que queda es el lechero.

Tú ya dejaste de participar en la Democracia Lechera y ahora debes asumir tu nueva condición de primo.

Primo en tu maltrecha autoestima, sí, pero puedes consolarte con que también te han hecho un poquito padrino.

Telepadrino.

Por las cosas del voto vudú, acabas de convertirte en el telepadrino candoroso de un trepa con choza en las Cortes, el templo sagrado de la Democracia con leones, a miles de kilómetros de distancia. Y como a todo telepadrino ilusionado, tu voto te da derecho a ver alguna grabación de las redacciones escolares de tu comercial caníbal en la tele, alguna de las pagodas que inaugura con tu dinero en una rotonda de la selva, alguna foto en los periódicos en la que podrás comprobar su progresivo enriquecimiento y cómo se le va hinchando la barriga a tu apoderado antropófago... Y para ya de contar, porque no sabrás más del lechero al que votaste hasta que vuelva a pedirte pasta dentro de cuatro años o, lo que es lo mismo, hasta que renueves tu carnet de telepadrino melancólico.

Abridor de puertas de madrugada.

sábado, 21 de diciembre de 2013

LOS ZOMBIES DE FIESTA Y EL VILLANO BONITO


El tanto por ciento de grandes delincuentes patrios que van a recibir el año nuevo entre rejas es el nivel de la batería que le queda a la Democracia en este país. De los cientos de criminales que siguen en libertad por ministerios, diputaciones, partidos, ayuntamientos, comisarías, agencias tributarias, juzgados, bancos y fundaciones, sólo hemos logrado meter en la cárcel a Díaz Ferrán y Luis Bárcenas. ¿Un 0,2%? Batería baja no es la expresión. Estamos en el kilómetro cero de las libertades. Otra vez en la Puerta del Sol, pero muertos. Y comprando cosas. Con la caricatura que le hice al canalla de Díaz Ferrán estoy más o menos conforme. Con las muchas que le había hecho a Bárcenas tenía una espinita como el Faro de Moncloa en toda la autoestima... Así que me lancé a hacerle el penúltimo póster al ex tesorero para los Santos Inocentes, que están al caer. Como diría Paco Rabal: "Villano bonito... Villano bonito..."


LA MADRE DE BAMBI (2)


2

            Cualquier pequeño error tiende a los agujeros negros del espacio como cualquier resfriado tiende a la muerte. Cualquier Democracia tiende a su asesino de masas reinsertado como cualquier partido político tiende a su líder populachero e imputado. Cualquier tribu tiende a su alcantarillado y a su propia wifi con Dios como cualquier comunidad de vecinos tiende a su rifa, a su tótem de orejas cortadas en el patio interior, y a su dictadura. En esta sublimación del miedo a la noche que es un país con fronteras y alumbrado público, en esta metáfora del terror cívico –no hay ningún “buen salvaje” bueno fuera del cercado-, es donde se pasa de tener modales en la mesa a tener una Constitución que vigila tus modales en todo el territorio sobre el mantel de la Democracia con bordados de concertina. De acuerdo, parece un avance indiscutible cambiar los modales por una Constitución, pero, salvo en alguna viñeta de Calvin y Hobbes, no he visto nunca a un Tiranosaurio Rex comer con cuchillo y tenedor (a los herbívoros sí que los he visto masticar lentamente,  pero eso es una cosa entre Spielberg y yo), ni a ningún caníbal comerse a un explorador belga sin ponerle los codos en el estómago. Sí, regular la conducta en la mesa de toda la cadena trófica parece un loable intento por que no lluevan los curruscos de pan o que no sean muchos los que enseñen los molares al masticar, aunque todo concluya en una emotiva extrapolación de la decencia y de la urbanidad en privado, y con un montón de tiempos verbales en subjuntivo, pero sin la policía de por medio, sin la policía de por miedo, y pese a ese correo electrónico de un millón de voltios que se envió a toda la población en 1978 (también conocido como el Emilio de la Carta Magna, correo al Buen Salvaje, asunto Contrato Social Indefinido, no es Spam), la gente sigue ateniéndose exclusivamente a cuatro o cinco reglas básicas de comportamiento ciudadano, estén o no en los estatutos del patio de vecinos: no aburrir en las sobremesas, no abladir clítoris en público, no robar en tu barrio, no matar en general, no envidiar hasta caer enfermo, no llevar el pelo por debajo de las rodillas, no contarle a nadie lo que ganas... Y poco más, así de asertivo... En la práctica, lo Otro, aunque en letras góticas y flanqueado por maceros, sólo es folclore popular y apenas sirve para amenizar las frías noches de invierno de la convivencia. “El mendigo sabio”. “La castañera bondadosa”. “El hombre hecho a sí mismo”. “El merendero barato”. “La urbanización tranquila”. “El multimillonario pobre”. “La justicia universal”. “La igualdad de derechos”. “La soberanía popular...” Ese vaho de la Democracia ideal. La Carta Magna como una saga celta en la niebla (y el millón de voltios). La Constitución como mitología de bar (y la música de las tragaperras, premio especial). Un precioso catálogo de IKEA de mitologías de bar, como decimos, y su manual de instrucciones: “Hipnotícese a sí mismo”, casi primero, y luego “Hágase usted mismo su estantería para guardar la colección de Cuentos de la Democracia”, ese ordenamiento. Aquí tiene la llave “Allen” con la que remover su gintónic de sueldo medio, que esta noche se va a acostar usted con la Reforma Laboral y mañana se va a despertar debajo de un puente y con un antidisturbios Triceratops de despertador al lado. Contemple la bonita foto del Estado de Bienestar ya montado. Consiga las baldas en nuestros pasillos de matadero con hilo musical. Por un poco más, se lo desmontaremos en su domicilio. También desmontaremos su domicilio. Y su jubilación.

Entre esas mitologías de bar, mi preferida es la de la llamada a tu puerta de madrugada, esa imagen terrorífica de libro infantil para adultos. En Democracia, es el lechero. En otra editorial para niños chilenos o exsoviéticos, es un tanque. Si respetas los Derechos Humanos, debes preferir que ese pánico te lo provoque el lechero, aunque sea él quien no respete los Derechos Humanos a esa hora. Todos los políticos conocen la potencia del “Tanque Madrugador” y dan por hecho que ese pavor es lo que más empuja a la gente a las urnas. Huyendo de las cadenas. Del tanque y de las otras. Por eso aparecen con sus mejores caras de lechero en las fotos de las campañas electorales. Sus mejores caretos antitanque en una valla. Sonriendo. Mírame: con este Photoshop el tanque se lo piensa dos veces. Mírame: soy todo lechero a las siete de la mañana. El hijoputa. Un tipo que, si se convierte en presidente de lo que sea, te promete que a partir de ese momento va a amanecer por votación a mano alzada y con una subvención a la energía solar (aunque luego sea al revés), que el sol es amigo de los lecheros, mismamente de la Vía Láctea, y todos los días viene de Erasmus...

            No te lo crees y no vas a votar a nadie. Y te conviertes en un asesino mental en serie de lecheros, y hasta piensas mal de las lecheras (vehículo de leches y cónyuges por igual) cuando te persiguen hasta la puerta de tu piso okupado, por antisistema, por tu propio bien, por poco antitanque: qué te pasa, chiquillo, qué te pasa, me dicen en el Congreso y me preguntan en mi casa. Porque ellos son los demócratas llamando al timbre a deshoras, pero el subversivo eres tú, lo mismo que los carteles y los pósters que requisan de tu cuarto, culpables todos de apología de un mundo sin lecheros, y los grafitis que tapan con pintura gris en tu muro de las lamentaciones: “Photoshop manipula”, “Amanece que no es poco”, “Madruga tú”.

            Y estás fuera. De ti mismo y de la política. Te indigna todo, todo te ofende a la inteligencia, y esa no es forma de externalizar una discrepancia en la mesa de la Democracia ahora que estás viendo la desfachatez de todos los platos minimalistas de la nouvelle cousine, cada uno junto a su cocinero-lechero gordo, y la gente pasando hambre. Pero por demás, fuera de las cosas de comer, tu programa político de tachar un tanque con un aspa roja es demasiado simple para que lo puedan aceptar los lecheros sociólogos que vienen de entrenarse en la pista americana de la psicología de masas indecisas. Por ahí no, caballero. Hay una estructura. Un sistema. Unos clubs de lecheros. Unos partidos. Un respeto. Y son las reglas del juego...

O los lecheros o nada.

Es el pecado original de la Democracia y hay que lavarlo con el bautizo en la pila electoral.

Así que estás obligado a dejarte representar por los lecheros en el parlamento, como Dios en el cordero, aunque a ti la leche no te guste ni condensada en los Derechos del Niño.

            Corderos hablando en misa y lecheros hablando de la reconversión de los astilleros en el congreso.

            Lo que viene siendo un diputado.

Pero que te reencarnes en diputado es el sueño de una madre, no el tuyo.

¿En serio que no quieres poseer a un diputado por dentro? ¿Manejarlo como Koji Kabuto a Mazinger Z? Tú a los mandos de un lechero gigante, chaval... Imagínatelo. ¿O no es así como funciona el tema este de la encarnación? Encarnación no. Lo llaman representación. Democracia representativa. Como un salón sólo para las visitas.

viernes, 20 de diciembre de 2013

LA MADRE DE BAMBI (1)


1
Los Tiranosaurios Rex eran de derechas y los dinosaurios herbívoros de izquierdas. Los Tiranosaurios Rex tenían una temible dentadura, pero unas manitas ridículas; los herbívoros tenían una potente cola, pero eran tontos de baba. Y el cazador que mató luego a la madre de Bambi era del Betis. Por esa misma regla de tres los políticos son omnívoros, ridículos y mentirosos, sus votantes estamos hartos de tanta alimaña y tanta baba, el mayor grado de evolución al que hemos llegado es a tener un exoesqueleto en forma de coche, y nos vamos a ir todos a tomar viento sin necesidad de que nos haga un Tetris el meteorito chungo de la primera extinción: “Mmm... Políticos, votantes, acelgas, babas, coches... Ha completado usted una fila de asquerosidades. Bye-Bye. Zaca”. ¿Y por qué era del Betis el cazador que mató a la madre de Bambi? Porque eso fue  lo que le dijo un sevillista a su hijo.          
-Pero... pero... ¿Por qué ha matado ese hombre a la madre de Bambi?
-Porque es del Betis.
Y no hay más que hablar.
La política. Los bandos. Las madres de Bambi. Los Bambis. Los carnívoros. Los herbívoros. La comida de todos los días...
Las mentiras.
          Los fascistas les inculcan a sus cachorros lo de la madre de Bambi y ya no podrán ver a un pacífico perroflauta por la calle sin que el niño pueda reprimir la tentación de acogotarlo contra el suelo y que le pase un camión del ejército por el macetero de las rastas. Y lo mismo les pasa a los cachorritos de los rojos después de la noticia cinegética, que ya no pueden ver a un triste cura por la calle sin poder reprimir la tentación de acogotarlo contra el suelo y hacer que lo viole una conga de Bateleros del Volga usando de profiláctico la tela gorda de la sotana. Por pederasta de madres de Bambi en los catecismos del bosque.
             ¿No hay psicoanálisis para esto?
         Los argentinos quedaron subcampeones en la guerra de las Malvinas y a esta misma terapia los españoles le pusimos de nombre anfibio (polivalente) “Guerra Civil” y “Santa Cruzada”. Cuatro años con chinches en el diván de Brunete, cuarenta años de secuelas, los arcenes de nuestras carreteras con más calaveras que la piscina de bolas de Pol Pot (a la madre de Bambi la mató Carrillo y por eso tenía que llevar peluca) y el Valle de los Caídos como el parque temático de Fascioaventura (a la madre de Bambi la mató Franco con una caña de pescar, por ponerse al lado del campanu), para que el fallecimiento bucólico del Walt Disney del Pardo provocara el tsunami de barniz que llamamos Transición y sobre el que vinieron surfeando los Beach Boys de la Democracia Sobrevenida. Esa ola. Tiranosaurios y herbívoros, bañadores azules o rojos, desde la playa tenían todos la misma pinta de torpes sobre las nuevas tablas de la ley y sus canciones también sonaban muy parecido: Libertad, Reforma, Consenso, Amnistía, Europa, Cambio, Monarquía Parlamentaria, Democracia Orgánica, Concordato, Mira mis Dientes, Mira mi Cola, Baila conmigo o estás muerto. Twist or Shout, Spain... 
La espuma de los días que iban a venir.

Y el olor de la depuradora de la Historia.

EL FISCAL MAYORDOMO Y EL JUEZ OBSESO


Pedro Horrach, fiscal anticorrupción de Baleares, dice que no se puede imputar a la infanta Cristina en el caso Noos porque no hay ningún motivo, para empezar, pero si alguien insiste en que se la impute porque ve el motivo, o lo sospecha, o lo imagina, o lo sueña húmedamente... Es porque ese alguien es un obseso, un fetichista, está obcecado en perseguir a la nobleza como un maníaco sexual en cualquiera de sus manifestaciones rubias, o quiere que se investigue a la infanta exclusivamente por ser quien es... "Señora, por ser vos quien sois, me corro y me voy" (Anónimo, siglo XVII). Frente a una argumentación tan sólida, contra los evanescentes hechos de la reforma del chaletazo y de las fiestas y de los viajes que se ha pagado la muchacha con nuestro dinero, no hay nada que hacer sin delatarnos a nosotros mismos como unos sátiros regicidas y unos salidos antimonárquicos. Según Horrach, incluso el juez que lleva el caso, José Castro, padece una fijación erótico-jurídica con la rubia real (y no las teñidas) que le lleva a la lubricidad en los procedimientos, cuando no directamente a la pornografía legal en el esclarecimiento (en salto de cama) de la implicación de la mujer en los delitos económico-sexuales de su marido: malversación de la libido pública, fraude anal, prevaricación del misionero, falsedad profiláctica y blanqueo por eyaculación de capitales al techo de deuda con la participación necesaria de los mamporreros Camps y Matas, y la palanganera Barberá. Pervertidos jueces, maniáticos jueces, enfermizos funcionarios obsesionados con imputar a vírgenes... ¿No ven, en su locura, que es tan imposible como desvirgar putas? Palabra de Pedro Horrach, que se maneja como nadie en las contradicciones. Un fiscal mayordomo tiene callo en eso. Y se le nota en la cara. Compárese su faz de arriba -toda tranquilidad de espíritu- con la del atormentado magnicida y esclavo sexual del juez Castro aquí abajo... 


Innegable pinta de dragón obseso a punto de escupir fuego otra vez hacia la ventana de la Torre del Homenaje del Castillo Chalet de Pedralbes donde clama por su inocencia una infanta con las rubias trenzas ya humeantes. Qué menos que le pinchen las ruedas del coche y le llenen de excrementos la entrada de la madriguera a esa lagartija con ínfulas... 

jueves, 19 de diciembre de 2013

EL NIÑATO


He dudado antes de ponerle el título a esta entrada sobre José María Aznar Botella. Como que no me parecía suficiente motivo llamarle "niñato" por esa exclusiva del Diario.es sobre sus cabreados y vergonzosos correos electrónicos a Blesa porque no quería soltar 60 millones de euros de Caja Madrid para un capricho (o vaya usted a saber qué negocio) de su padre. De hijo de papá al señor que puso su papá en el trono. De tú a tú, con la arrogancia de "ser hijo de", y sin más argumento, claro. También me hacía gracia Blesa, haciéndose el digno. Pero con una educación en esa casa Aznar-Botella, con la infancia espeluznante que ha debido pasar ese chaval, y con los mimbres de filosofía del trinque que le han debido de inculcar desde la cuna, la personalidad basada en la prepotencia con que le han enseñado a tratar a las asistentas, chachas y jardineros, y la consideración general de la masa como saco donde meter la mano y saco de boxeo a golpear hasta que tosa como modo de afrontar la empatía con las personas, ese engorro, qué podrías esperar de un vástago así... Chulería, arrogancia, mala educación y asquito inmediato: ergo "niñato". Pero luego pensé en el Síndrome de Estocolmo y me dio penita: un tipejo secuestrado por dos fanáticos durante años y años, y que ha acabado identificándose con sus secuestradores, en sus maneras, en sus patologías y en su bochornosa forma de entender la vida... Y como que no quería calificarlo así, a vuela pluma, por una rabieta con el tito de Caja Madrid. Quién no se ha enfadado con un presidente de Caja de Ahorros Nacional porque no quiere regalarle a su padre sesenta millones de euros para comprar la obra de un artista tristísimo y mediocre (va en gustos, y el mío no es partidario de Gerardo Rueda)... Pero, ay, amigo, para algo tiene uno internet, y me puse a saber un poco más del "no niñato"... Aparte de sus estudios para alimaña financiera en EEUU (que como buena persona se habría puesto a estudiar Ecología, Energía Solar o Veterinaria), el colega escribe columnitas para La Razón. ¿Por ser quién es? Nooooo... Por su fino estilo literario y su sagacidad de economista deslumbrante, que Marhuenda siempre ha sabido muy bien a quien contrata... Van dos perlitas:

La primera de una columna de este verano ("Grecia da ejemplo" 15-6-2013):

              "Al ver el aumento en la prima de riesgo griega me lanzé a investigar..."  

Se lanzó, el chaval. Del verbo lanzar. Con zeta. Así que todo con "Z"... Y después de esta pavorosa falta de ortografía, le "cacé" otra perla en una reflexión portentosa que nos hace en otra brillante columna ("Keynes otra vez" 8-6-2013); una critica frontal al santón de los liberales a causa una de las poquitas iniciativas que aprobaba el economista británico para fomentar el crecimiento de una economía aumentando el gasto público sin que importe el incremento de deuda que contraiga el país (¿recuerdan los motivos por los que reformamos hace poquito la Constitución en favor de los alemanes?). Esa blasfemia en el templo de los mercados por libre tenía que tener alguna explicación paranormal:

            "Según Ferguson, la homosexualidad de Keynes y por tanto su ausencia de descendencia le impedían pensar en el futuro que heredarían generaciones venideras, de ahí que fuese partidario de incurrir en tanta deuda como fuese necesaria para generar crecimiento. La teoría de Ferguson es absurda e injusta, pero creo que da en la tecla en la media en que cuestiona la integridad intelectual del economista británico."

Sí. Le parece "absurda e injusta", pero está de acuerdo. Como todos los que no son racistas, "pero". Como todos los que tienen un montón de amigos homosexuales, "pero". Qué carcajadas más buenas con su padre, riéndose los dos del Keynes. La única ocurrencia buena que tuvo para ayudar a la economía real de la gente y la tuvo porque era maricón... Juó, juó, juó.

Así que, señores míos, no he tenido más remedio que llamar a las cosas por su nombre y titular así esta entrada. Espero que les haya instruigado una miaja de cómo está el patio...

DE LAS CÁMARAS DE GAS DE LAMPEDUSA Y DEL ETERNO RETORNO


Andaba ayer revisando mis archivos cuando me encontré con una vieja caricatura de Garzón y que, de repente, no me gustó en absoluto. No le hacía "justicia" al personaje. En su día le di el visto bueno por las prisas o por las contrarias, que son las morosidades en un trabajo que ya te cansa, o ya te aburre, y por no buscarle otra vez la frescura que has matado, lo das por aceptable: se parece al retratado y no hay que darle más vueltas, que ya empieza a oler a laca. En ese resquemor del trabajo mal hecho, me puse a hacerle otra caricatura que le hiciera más "justicia" y aquí está el resultado, arriba. Mi estupor (y el motivo principal de la entrada) es la inquietante coincidencia en el tiempo. Hace exactamente un año de todo. Las dos caricaturas son del 19 de diciembre. La mala y la buena. La del año pasado fue a tenor del maltrato a los inmigrantes en este país (negarles el acceso a la sanidad pública si no tenían papeles) y una sentencia judicial en contra del gobierno. Hoy, después de "repintar" a Garzón, quería escribir sobre la infamia reincidente de Lampedusa y sus cámaras de gas para desinfectarlos de sarna en Italia. No sabía qué iba a pintar sobre eso. Ya no hace falta. La historia se repite y a mi me ha dejado bastante inquieto. Garzón de nuevo. La ignominia de nuevo. Para curiosos, la entrada del año pasado. He dejado la caricatura mala en su sitio. La inculpatoria. Si yo fuera del PP, hace ya tiempo que habría borrado el archivo.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

LAS CERDAS ELÉCTRICAS Y SUS PORQUEROS


El PP dijo que Flores. A petición, ruego y súplica de toda la cámara, el PP dijo que Flores a impedir que las eléctricas puedan cortar el suministro eléctrico por impago, al menos en época de frío. Laia Ortiz defendió bien la iniciativa. Dijo que era intolerable que las familias tuvieran que decidir entre "cena o estufa" en un país como el nuestro y donde las eléctricas han duplicado su beneficio gracias al trato de favor del gobierno. Y el PP dijo que una mierda. Dijo que Flores. Mario Flores, diputado del PP por Valencia. Sicario de Camps. Un tipo sin escrúpulos y bien pagado que repitió hasta la náusea que tumbaban la iniciativa porque "ellos" ya estaban haciendo un plan más "completo". Le dijeron que vale, que perfecto, pero que hasta que llegara su plan, por favor, rogaban, alguna medida de emergencia... ¿Y que las empresas a las que van a trabajar luego después de su paso vergonzoso por la política perdieran siquiera un euro? Flores. Las Cerdas Eléctricas ya han cortado el suministro a casi millón y medio de hogares. El Señor Feudal le quita el alimento a sus súbditos y también manda a sus secuaces a quitarles la leña. Está servido el punto de revuelta medieval con las cabezas de los nobles canallas ensartadas en espetones. Nadie dirá que los niveles de latrocinio y provocación no hacían esperar una respuesta tan sangrienta de parte del noble y sumiso pueblo español. Al de arriba, atleta él, valenciano él, le haría pasar algunas noches de invierno por Soria o Guadalajara, en cualquiera de esos hogares a los que las Cerdas Eléctricas les han cortado la luz. Endesa, Iberdrola, Fenosa: las tres empresas con las puertas giratorias más podridas. A los porqueros del PP les encanta el olor. Es con el que van a vivir toda su vida.

martes, 17 de diciembre de 2013

BRON BROEN: ESPAÑA EN EL CORAZÓN HELADO DE EUROPA


Como expertos en grandes puentes, los españoles deberíamos haber hecho la mejor serie de televisión sobre uno de ellos, el de la Inmaculada, por ejemplo, pero se nos adelantaron los suecos y los daneses, y la hicieron sobre el puente de Oresund, una maravilla de la ingeniería que une ambos países, y, en este caso, ambas policías, la de Copenhague y la de Malmö. La serie es, por supuesto, Bron Broen. Si la primera temporada fue de quitar el hipo (el cadáver que aparece partido a la mitad justo en la mitad del puente), la segunda ha sido de antología superior, estante de arribota, alcanza tú esa locura de nivel, chaval. Terrorismo ecológico escalofriante. La caricatura que he pintado es del actor Kim Bodnia, que encarna en la serie al detective danés Martin Rohde. Para quererlo, de buena gente, buen rollito, y todo empatía en lo que tiene que aguantar a su compañera de avatares policiales, la detective Saga: síndrome de Asperger y la cosa más seca de tratar en paladar desde que se inventó el polvorón liofilizado, pero uno de los personajes más potentes que he visto en ninguna teleserie. Inolvidable ayer, en el último capítulo. Y en el noveno... Y, en fin... Bron Broen. El Puente. Por no hablar en la entrada de nuestras miserias locales (hoy, que la entrada en el Congreso la tiene una iniciativa de la izquierda contra la "pobreza energética", y que van a tumbar los fascistas, esbirros de las eléctricas), propongo el escapismo de esta serie nordica, fría, metódica, retorcida y genial a los distinguidos lectores de este blog... Bron Broen (como una moto que arranca), primera y segunda temporada, veinte horas de placer, ocho kilómetros de puente. En coche te cuesta cruzarlo unos 50 euros. Con el ticket de los amigos de Bitorrent algo menos, a pie y por la barandilla de los subtítulos, como funambulistas con internet debajo (la red)... Pero si todavía no he logrado suscitar el suficiente interés para que le echéis un vistazo a la serie, añado un dato más, encontrado en Wikipedia: los tablerazos de aproximación a la zona de atirantado del mitico puente de Oresund se hicieron (yo diría que con dos cojones)... ¡en Puerto Real! ¡Cádiz! ¡Arsa! En español. ¡Aj!, ("sí"), en sueco... Vaya, me doy cuenta de que el efecto que puede provocar esta información extra quizá sea contraproducente. Escapismo ninguno, evasión cero. Claro, que yo me he enterado del dato patrio después de verme las dos temporadas. No sé cómo habría seguido la trama entre Copenhague y Malmö conociendo que por debajo de los tiros y los asesinatos había sudor de gaditano... No hay manera de abstraerse... España siempre en el corazón helado de Europa, y en los cachitos cristalizados del mío...

lunes, 16 de diciembre de 2013

NUEVA LEY DE SEGURIDAD PRIVADA


CASCO PARA ANTIDISTURBIOS DE PROBADOR

domingo, 15 de diciembre de 2013

COMER MIERDA


Ayer murieron en Sevilla tres personas de una misma familia por comer mierda. Pasaron definitivamente el "umbral de la pobreza", esa puerta de luz al Más Allá, y los servicios de recuperación económica del Samur no pudieron hacer nada. Un buen dato para las listas del paro y un alivio en las estadísticas de familias sin recursos. Padre, madre y su hija de catorce años. Mierda era lo que comían habitualmente desde que lo perdieron todo, pero parece que la crisis también ha afectado a la mierda en sí misma. Aunque sigue al alcance de casi todo el mundo, gracias a Dios (la mierda genérica e incluso la de algunas marcas), ya no es lo que era y ahora es algo menos comestible, según informes de la Cruz Roja. Alarmantemente por debajo de tus necesidades nutricionales si no consigues comer mierda al menos tres veces al día, y, a veces, muy por encima de tus posibilidades de supervivencia. La mierda. Pero por más que se esfuercen los de la PAH (Putrefacción Amiga del Hombre -"Sí se pudre"), contra la orden de desahucio del hambre no hay nada que hacer y el juez de la Sala Primera de Intoxicación Alimentaria de Alcalá de Guadaira consiguió sacarlos ayer de sí mismos con una instancia de pescado en mal estado (de bienestar). Por repartir las responsabilidades entre todos los verdaderos causantes de esta molesta crisis financiera. Y la pregunta que ahora nos hacemos todos los pacíficos ciudadanos de este país es la siguiente: ¿Hasta cuándo va a esperar el juez Elpidio Silva para revelarnos esa información que posee sobre Bankia, Blesa y Aznar y que, según él, haría saltar por los aires nuestras instituciones de MIERDA? ¿Puede un juez retener informes como los borrachos retienen líquidos? ¿Podría un ciudadano normal, sin caer en el delito de omisión de ayuda a la justicia? ¿Teme el juez por su vida? ¿Qué come Elpidio José habitualmente? ¿Estamos solos en la galaxia?

(1 de Marzo, 2014) Pasado el tiempo, se ha sabido que la intoxicación provino del veneno que había en los tapones que estaban recogiendo y guardándolos en la bañera para venderlos. El contacto con el agua fue lo que activó el veneno de los tapones, libremente al alcance de cualquier incauto. Otro éxito más de la administración en el cuidado de sus administrados. Con todo, y con dinero para comer dignamente, una familia no llena su bañera de tapones de plástico. Así que no cambio el título de esta entrada.

sábado, 14 de diciembre de 2013

viernes, 13 de diciembre de 2013

LA ESTUPIDEZ DE TODOS Y LA CULPA DE NADIE





¿Quiere usted que Cataluña sea un superhéroe? Y en caso afirmativo, ¿quiere que tenga superpoderes? Dos preguntas inteligentes porque el gordito le dijo al del mentón que había que poner la palabra hiperespacio en el papelito o él se llevaba sus juguetes. Una consulta soberanista el día del ramito de violetas de Cecilia para que los detectives de Alicia Camacho puedan ocultar en el búcaro sus micrófonos con balcones a la calle y darnos a conocer el grado de estulticia y babas de sobre que se gastan los políticos en este país, los federalistas del Tetris entre amigos, los nacionalistas del Valle de los Caídos Levantándose y los nacionalistas de la Sardana en Círculo Comanche. Qué hartazgo de mayorazgo, Madaleno. No va a ocurrir, que no llegará la sangre al río, pero si por un azar, un accidente, una pelota de goma que sube al aire y baja del Castillo de Montjuic con un muerto en la boca... Si esto pasara, si el muerto pasara, digo, y quedara, y estuviera, de un lado de la estupidez o del otro, yo tengo en mente unos veinte nombres de políticos hijos de la gran puta a los que acusar directamente de homicidio.