lunes, 23 de diciembre de 2013

UNO MÁS DE LA CANALLESCA BUENA (7)


Otro representante de la canallesca buena es Antón Losada. Pueden sentirse sus pasos elefantíacos por la cadena Ser y, en lo que tiene de profesor de "ciencias" políticas, asistir a sus violentos chorros de agua vaporizada contra los hisopos de los obispos y el agua de colonia de los pijos del PP. El tertuliano camión antifascistas. Nuestro botijo exasperado, que también escribe. Hoy su columna en el Diario.es versa (qué bonito verbo arrumbado) sobre peleas en la selva, que es su ecosistema preferido. Magnífico su barritar contra los machos alfa y los gañidos de las hienas castradas de la derecha cuando ven a una gacela embarazada. Esto último lo barrito yo... En fin. Que antes de parar para fiestas, una aclaración: el día en que nací parece ser que me dieron dos opciones, o era un irredento republicano para toda la vida o tenía una memoria prodigiosa, así que Felices Fallas a todos.

EL ABORTO RETROACTIVO

Corría el verano del año pasado y en este blog pintábamos y escribíamos esto el 27 de julio:




A Albertito Ruiz Gallardón le detectaron algunas malformaciones en su etapa de feto predemocrático, pero los médicos supieron reaccionar a tiempo, como médicos reaccionarios que eran, y consiguieron hacerlas compatibles con la vida… de militante de derechas que llevaría en un futuro, de modo que no hubo necesidad de abortar a su propietario y ni tan siquiera regañar a su dulce madre femenina pues las malformaciones en sí eran paradójicamente idóneas para la formación del Espíritu Nacional, tal y como recogió El Alcázar en su celebrada ecografía de portada, una por una, grandes y libres, las dichas malformaciones:


1) Espinita bífida de no distinguir Iglesia de Estado (Trauma de Montesquieu, también conocido como Hipertrofia del Concordato).

2) Corazón desplazado a la derecha y con la particularidad rítmica (muy celebrada por Franco) de tener la sístole sintonizada en “Cumbres Nevadas” y la diástole en “Cara al Sol”. Gran disgusto de su tito abuelo Albéniz, que esperaba que el niño naciera con la partitura de la “Suite Iberia” tatuada en el culo, como un antojo al piano.

3) Mano en forma de cazo (Síndrome de Trinque).

4) Aparato circulatorio con soterramientos inexplicables (Displasia de la Vena de la Circunvalación).

5) Riñón forrado.

6) Agenesia de Cuerpo Calloso (incapacidad absoluta para trabajar con las manos).

7) Pulsión de Derroche (Médico francés pionero en su estudio y diagnóstico).

8) Déficit de glóbulos rojos (Disfunción hereditaria en el cromosoma 36, 18 de Julio).

9) Mutación de Fraga (Anadiplosis del Morro y Pleonasmo de la doble cara).

10) Panfilismo.

11) Deformación de la cuarta vértebra consistorial.

12) Estadio 4 de Parkinson (Proliferación antinatura de parquímetros en la aorta, zona azul)

13) Hernia fiscal (Inmunodeficiencia tributaria, también conocida como Chancro de Rouco Varela).

14) Pólipo de Napoleón (Displasia anal o Síndrome de Cul de Sac con posible deriva en Saco Roto).

Así podríamos seguir con la ecografía hasta completar las 2.045 malformaciones que se le detectaron al feto de Albertito, allá por el verano de 1957... Cuán permisiva y democrática era la ley del aborto por aquel entonces. Gracias a ello, Matías Prats pudo proclamar solemnemente en el NODO del 11 de diciembre de 1958 que en España, bajo el amparo y la protección de las sagradas fuerzas vivas de la capital, y con el agasajo de la Agrupación 23 de la falange y los bailes de la sección femenina, acababa de nacer un ministro de justicia... de puta traca.

***********************************************************************

¿Pensaba realmente que un año y medio después se iba a concretar aquel anteproyecto de postproyecto de postmortem para las libertades en este país? El pelanas reaccionario, el monaguillo sobredimensionado de Gallardón hablando de los derechos del "concebido" (los derechos del concepto "no fornicarás más de lo que a nosotros nos guste según el catecismo") y de que lo hace por la "libertad" de las mujeres (y la alegría de la sumisión)... Tamaña hipocresía, tamaña falsedad y tamaña barrabasada reaccionaria a cargo del esperma regresivo de Franco... Que un tiparraco así se atreva a fastidiar a medio país sólo para darle gusto a los dinosaurios fascistas de su partido y a las majorettes travestis del Opus Dei... Independientemente de lo retrógrado de la ley, y por el lado personal, que es como me lo tomo todo con estos canallas del Bobierno (no hace falta ser mujer para sentir a los curas mariposeando en mi barriga) sólo hay que verle la cara de apagacirios y la difuminación al esfumato de iglesia que se le está produciendo en los rasgos al ministro de justicia para comprobar que todo él se ha convertido en una aparición mariana con dioptrías. Y las cejas, dos poluciones nocturnas. Técnicamente.


LA MADRE DE BAMBI (y 4)



4

            Como las estudiantes de puericultura, los políticos practican con niños de juguete a darles besitos y a tenerlos un segundo en brazos para sacarse la foto. Como los gigolós de crucero, los políticos besan señoras mayores y se dejan coger del cuello por abuelas histéricas. Como los culturistas de gimnasio, los políticos entrenan con mancuernas durante la campaña electoral para luego poder darle la mano a doscientas personas por minuto y transmitir la “firmeza de mancuerna” y la “honestidad de mancuerna” a sus sorprendidos electores. Como maniquíes de sombrerería, los políticos se prueban cascos de minero, cascos de ciclista, gorros de pastelera, gorras de béisbol, gorritos de cirujano y peinetas de madrina, y practican delante del espejo sus caras de ministros del infarto de miocardio, diputadas de la Virgen del Rocío, vicepresidentes del grisú, aforados del raspón en el codo, neurocirujanos del plan de embalses, embajadores de la pera conferencia y concejales de fiestas de la invasión de Irak. Como premios nobeles en su discurso al rey de Suecia los políticos ensayan delante de sus madres muertas a decir en sueco: implementación de recursos, mercado financiero, parado de larga duración, inmigrante delincuente, aborto asesino, sindicato trasnochado, huelga ilegal, homosexual enfermo, voto responsable, ajuste necesario, protesta antisistema, propaganda filoetarra, crecimiento negativo, desaleración positiva, cadena perpetua revisable, seguridad ciudadana, respeto institucional y te voy a dar por saco en los cien dialectos del lapón que han comenzado a aparecer en el diccionario Castellano-Eufemismo, Eufemismo-Castellano: di que sí con la cabeza, mamá...

            Con estos sólidos mimbres, si el parlamento español fuera sepultado por la nube de ceniza que sorprendió a Pompeya, la inmoralidad de muchas de las posturas de los diputados impediría exhibirlos al público en vitrinas.

            Y por lo demás, en cuanto a su voluntad de servidores públicos, unas veces aplican la misma técnica que la familia de los Pelayos en los casinos (hacia dónde se inclina la mayoría de las ruletas, hacia dónde se inclina la ruleta de las mayorías), y otras, directamente, la de los vaqueros en la estampida que han provocado ellos mismos: se trata de pegar los tiros sobre las orejas de las bestias adecuadas y el resto de la manada irá como sobre un papel minutado hacia el único lugar del río donde hay esperándoles un cocodrilo a sueldo de la casa. Tiros o titulares, que vienen a ser lo mismo. “Hay una serpiente en el zapato de la Seguridad Social”. “Hemos visto un alacrán en el abrevadero de los sindicatos”... Vaqueros de Marlboro con el título en ICADE y un máster de lazos al cuello por la Universidad de Keynes, oh, yeah.

            Sin ninguna concesión a la inteligencia, a la alegría de vivir o a la empatía con la gente, sólo con la razón de la manada enloquecida y los tiros de los vaqueros políticos zombies representantes lecheros a los que has dotado de superpoderes con tu voto vudú, ¿a quién le importa lo que le pase a ese pobre cervatillo en mitad de la estampida de tiranosaurios, diplodocus y tanques de la Democracia a las siete de la mañana?

            Se parecía a la madre de Bambi, colega.
           
No sé qué balaba de Democracia Real y del Quince Eme en dibujos animados...
           
Sí. Se parecía a la madre de Bambi.

Pero eras tú.