viernes, 22 de abril de 2016

TACONAZOS DE NAZI POR LOS BANCOS


Arriba, Luis Pineda, presidente de Ausbank, el tinglado que junto con el otro tinglado de Manos Limpias tenía sojuzgados (nunca mejor dicho) a políticos, banqueros y empresarios corruptos. Una mancha de mora con otra mora se quita. El círculo vicioso de la mordida, el soborno y el chantaje. Todos faquires por la cosa de la extorsión y de ser extorsionables hasta los límites del cuerpo... policial, que por fin ha intervenido. En ese ordenador con el que ahora se divierte el juez Pedraz está la nómina entera de los han contribuido a hinchar a las chinches. En lo que respecta al tiparraco de arriba, un fascista redomado, asombra comprobar lo asumible y asumido de su figura entre nosotros. Su recuelo franquista y su talante pistolero. Por comparar, pienso en un oficial de las SS perfectamente uniformado organizando simpáticos congresos para reclutar jueces faltos de cariño y paseándose por la feria de Abril de Berlín propinando abrazos y sonrisas de nazi leído (adoro a Cervantes), y me entra la melancolía. También me vienen a la cabeza los matones de Cabaret, por supuesto. Blancos y negros como él.