viernes, 30 de noviembre de 2012

LA CANALLESCA BUENA (3)


El otro gran calvo de la prensa deportiva, y el mejor con diferencia (que me disculpe Lobato, pero cualquier día le hacen salir en minifalda junto a los coches), es el ínclito, ameno y entendido Leontxo García. Pero, claro, llamar "periodismo deportivo" a sus crónicas y artículos de ajedrez es, como poco, quedarse corto. Todo lo que tiene el ajedrez de juego, sabe comunicarlo; todo lo que tiene de arte, sabe hacértelo vivir; y todo lo que tiene de deporte, el hombre te lo suda en directo. No en vano ha estado donde todas las salsas con cuadritos desde hace la tira de tiempo (campeonatos del mundo incluidos) y ha sido director de la mejor revista de ajedrez de España (también con diferencia), la decana JAQUE. Y no en vano estuvo a punto de conseguir el título de Maestro Internacional, hace ya algunos años. Un nivel que no lo regalan. Mucho más de lo que se puede decir, supongo, de la relación que tiene el simpático Lobato con los Fórmula 1. No sé por qué me está dando por comparar a los dos despejados. En fin. Que un monstruo. Lo que era Joaquín Vidal a los toros, Leontxo García al ajedrez. Y la mejor entrevista que he leído en mucho tiempo sobre el ajedrez y sus... relaciones con otros ámbitos, aquí. Esta revista tiene un fondo de entrevistas digno de encomio. Sinfonías habladas. Duetos. Revelaciones...

EL ÚLTIMO VIAJE


Hará unos años que leí la novela "Los Pichiciegos" de Fogwill, un argentino. Me gustó como para seguirle la pista al autor y hacerle un retratito en una de sus poses retadoras. Un piantado de los de Cortázar. Un rabioso de los de Roberto Artl. Un espléndido tío loco de los que mejoran los ecosistemas y ayudan a pasar los tragos. Colgué el dibujo de arriba en el blog y a otra cosa... Pero el hombre muere (ay, estaba muy malito ya) y alguien se pone en contacto conmigo. Están haciendo un documental sobre el escritor. Concretamente sobre la última entrevista concedida en Madrid. Quieren usar mi retrato y me piden permiso amablemente. Por supuesto. Un honor. A los mandos de la nave Gustavo Mota y Moisés Cabrera, de la Televisión Educativa y Cultural Iberoamericana. Hace unos meses me hicieron llegar cortésmente una copia privadísima del documental. Unos tipos elegantes y cumplidores. Disfruté como un enano de lo que habían hecho. Una maravilla. Ahí estaba el loco Fogwill en sus últimas cabriolas por Madrid y volviendo locos a todos los que lo rodeaban intentando atraparle, calmarle, agasajarle, escucharle, entenderle... Luego, todos los escritores que tratan de explicarlo y explicarse en su relación con él. Benditos ellos en esos cortes de edición en los que parecen estar dando testimonio de un accidente de tráfico. Una pasada de documental y un canto a la vida del que tengo el gusto de avanzarles su emisión el próximo domingo día 2 en TVE 2, a las 23:00 horas. Estreno mundial. Llamaré a mi madre para que esté pendiente de ese momento en el que salga mi Fogwill con el cigarro entre los dientes como una morena de una roca.

*Cambio de última hora: Me informan de que pasan el documental a las 24:20. Mismo día, algo más tarde.

jueves, 29 de noviembre de 2012

LA CANALLESCA BUENA (2)


Siguiendo con la Canallesca Buena, Ignacio Escolar. Apuntó excelentes maneras en Público y acabó en la calle con el resto de la plantilla, sólo que el amigo Escolar se fue llevándose los bolis que más le gustaban y montó eldiario.es, un periódico digital donde se practica el "periodismo a pesar de todo". Y mola. El caso de Escolar es curioso. Su manera de hacer periodismo no tiene nada que ver con la que a mí me solía gustar. Esos reportajes de observadores curtidos, un uso exquisito del lenguaje y la actitud canalla de un reportero de sucesos aunque el menda esté haciendo la crónica del Festival de Eurovisión. Periodismo "hard boiled". A la yugular y marcando con frases a rotulador gordo o fino (ya depende de la sensibilidad del artista) la línea discontinua de puntos por donde se le informa al lector que hay que pasar la sierra mecánica. Esa poesía de alta montaña donde los periodistas mediocres se tapan las narices en las cloacas del poder. Pues el amigo Escolar es todo lo contrario. O al menos usa otro instrumento. En lugar de una sierra mecánica, una calculadora. Y no he visto a nadie más hábil haciendo periodismo con una calculadora (ni Pedro Jota contando lo que gana por cada mentira). Te coge un puñado de datos, los ordena, los suma, los divide, los mete en ácido sulfúrico, y con los números que le han sobrevivido te hace un artículo donde revienta dos ministerios, tres gabinetes de prensa, una sala de juntas y una UTE de empresas que pasaba por allí. Con la calculadora que te regalan con una bolsa de madalenas, Ignacio Escolar está haciendo virguerías. Te empieza a razonar con númeritos y datos más secos que la momia de Lenin (probablemente al alcance de todo el mundo, rascando un poco) y acaba explicándote por qué los gastos del Ministerio de Defensa son un chorreo. Por decir alguno. Es pasmoso, el tío. Pese al aspecto frágil y desvalido que tiene, o que a mí me parece, en esa cabeza hay un aserradero de truños. Escuchad el estruendo en lo último que ha publicado en el periódico que decía antes.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

LA CANALLESCA BUENA


Cansado de retratar voceros del fascismo, correveidiles del Corte Inglés, señoritas de compañía de los puticlubs liberales, limpiadoras editoriales de los consejos de administración de los bancos y demás alimañas repugnantes, lacayas, sicarias y mantenidas de la prensa escrita, hablada y por signos, voy a ver si me salgo de la corte, paso de cortesanos y cortesanas apoyados en sus columnas (el quicio de la mancebía con un título arriba) y comienzo a pintar a la gente del periodismo que me cae bien. O por lo que hace, o por lo que escribe, o, sencillamente, por su actitud. El primero de "La Canallesca Buena" quiero que sea Enric González. Por lo que hace, por lo que escribe y por su actitud. Triple A. Le ha dado en los morros a Cebrián, escribe de puta madre y es un referente de honestidad, profesionalidad y... humildad. Si encima el hombre tiene gracia escribiendo y entrevistando, pues qué más se le va a pedir. Que no la cague, claro, que hay muchos niños con ilusiones que lo tienen de ejemplo. Sí, señor. Los que se perdieran sus artículos y sus crónicas en el nido de vileza en que se ha convertido El País, pueden comenzar a seguirlo en JOT DOWN. Merece mucho la pena. Aunque sólo sea por comprobar en negro sobre blanco que no todo está perdido y que se comienza a pelear en todas las trincheras, cada uno con lo que mejor sabe hacer.

martes, 27 de noviembre de 2012

LA TIJERA NACIONAL


Con los diálogos de Aaron Sorkin "La Escopeta Nacional" habría durado ocho horas. Con el humor de Woody Allen "El Bosque Animado" habría sido una confesión al psiquiatra. Con la mala hostia de David Chase Pepe Isbert habría pasado por un Joe Pesci cabreado en "El Verdugo". Con el cinismo de Billy Wilder "El Pisito" habría sido "El Apartamento II", versión para subdesarrollados. Y John Ford habría hecho "La Diligencia" para abuelos con "El Cochecito".  Qué maravilloso guionista perdió el mundo con Rafael Azcona. Y sin darse la menor importancia, que para eso era de Logroño. Cómo se le echa en falta. Para todo. Para unas palabras sensatas y corrosivas en alguna entrevista. Para alguna pulla suelta en su Café de Gijón. Pero, sobre todo, para escribir la PELÍCULA de este golpe de estado que se está produciendo en el país con el timo de la crisis. ¿"La Tijera Nacional"? ¿"Belle Epoque II"? ¿"La Corte del Faraón II"? ¿"Plácido, la secuela"? ¿"La Vaquilla que antes era una lustrosa vaca"? Pero nos dejó hace cuatro años, coño. Dijo ahí os quedáis y se dió el piro. Ni un Azcona, ni un Berlanga, ni un Valle Inclán, ni un Ortega, ni un Unamuno, ni un Azaña... En su lugar se han subido a la tribuna Boris Izaguirre, Santiago Segura, Isabel Pantoja, César Vidal, Artur Mas, Dolores de Cospedal , David Bisbal y Curri Valenzuela. Fue Zola el del artículo "J'accuse" que removió un país entero (el escándalo Dreyfus). Con los manojillos de escándalos que nos gastamos aquí todas las semanas (el último la manipulación del reportaje de Informe Semanal sobre el Madrid Arena), el paladín de la verdad que ha saltado a la palestra ha sido Aznar II el Hechizado con sus memorias. En la presentación, sólo se le ocurre decir que España ha tenido crisis peores con los nacionalistas. En concreto en 1934. El siniestro bocachancla perturbado estaba recordando al personal que fusilaron a Companys. Sin que nadie le tirara un zapato a la boca por troll. Sin que le detuviera la policía por apología del fascismo. Se me ponen los pelos como escarpias. Que no echemos de menos a Azcona para escribir en el XXI "Ay, Carmela". Segunda Parte. Ni aunque ganemos los buenos esta vez.

domingo, 25 de noviembre de 2012

CRISTOBALITO GAZMOÑO


Por fin el retrato de alguien bueno, aunque la ocasión sea así de triste. Cuando mueren los actores, siempre hay algún personaje que les sobrevive. Cristobalito Gazmoño, por ejemplo. Vivo en la memoria de la gente que lo conoció, y vivo también en mis carnes. Cosas de los nombres propios y de la inevitable crueldad de todas las infancias. Con los años nunca pude coincidir con el artista, por cerrar el círculo y decirle que fue un pelín épico disfrutar con las gansadas de Cristobalito Gazmoño y tener que salir a partirme la cara por él día sí, día también, señor Leblanc, pero que estaría dispuesto a repetirlo. A mi principal antagonista de aquellos descampados y recreos yo le replicaba con otro personaje (algo posterior, pero oportunísimo): Doña Rogelia. Con los años sí pude coincidir con ella y hasta la tuve en mis brazos, pero no me atreví a decirle nada. Ni al muñeco ni a su dueña. De aquellos enfrentamientos a muerte, supongo que por honor, aunque probablemente fuera por ser el empollón de la clase, uno regresaba a casa con la nariz chafada, las gafas en accidente de tráfico sobre la nariz como Mortadelo y la camisa rota y llena de sangre. Nada de extrañar cuando Doña Rogelia era un gigante de pocas luces al que su padre tenía aparcado en la escuela por no dejar ganado suelto en las calles del pueblo. Qué palizas, por favor. Y eso que Cristobalito Gazmoño me pillaba algo lejos. Qué más daba. El empollón debía morir. Y mira que a Tony Leblanc se le daba bien el boxeo. Pero a Cristobalito no. Es curioso ese mundo de los niños cuando se ponen a fantasear sobre enfrentamientos entre sus héroes. Batman contra Spiderman. Los Transformers contra Los Serrano... Sirva esta entrada para resolver la duda de un combate entre Doña Rogelia y Cristobalito Gazmoño. Sirva este retrato con cariño por las hostias que recibí en su nombre como una estera. Con una nostalgia rebeldona y sin pizquita de rencor, maestro. Lo que hace el arte. Descanse en paz Tony Leblanc.

sábado, 24 de noviembre de 2012

ECHAR LA SIESTA UN RATO


En la foto de la que he hecho el retrato el tío estaba leyendo unos papeles. Se los quitas de delante e inmediatamente se pone a echar una siesta, como si le faltara un fotograma (también ha habido que subirle un poco los párpados y las cejas, claro). Y la pregunta es: ¿duerme bien, el colega? Me lo cuestiono porque creo que soy un hombre de buena fe (ay, el pueblo) y no me cabe en la cabeza que nadie pueda dormir bien con un peso así en su conciencia. Los miles de millones que ha fundido en corruptelas y regalos a los amigos, el robo que ha perpetrado en el bolsillo de todos los españoles para tapar SU agujero, y la infamia de ser la "entidad" que más desahucios ha ejecutado en toda España. Y yo mismo me respondo, que estoy tonto. Un pavo de esa calaña duerme de puta madre porque los tipos así no tienen conciencia. En la naturaleza del escorpión está cargarse a la rana, incluso después de haberle prometido que no la iba a matar, si la ayudaba a cruzar el río. En la naturaleza del escorpión está dormir como los ángeles, que, aparte de no tener sexo, no tienen moral alguna. En la naturaleza de Rodrigo Rato, por el lado del aguijón financiero, está expoliar lo que pueda y donde pueda para que al PP no le falte el veneno necesario con el que cargarse a sus enemigos, esto es, los que no los vamos a votar nunca por figurar en los títulos de crédito del Manifiesto Comunista, la película: proletariado, librepensadores y lumpen. BaNNNkia... Pronúnciese en un páramo de noche, con mucho viento. Si hasta el nombre es ominoso que te cagas. ¿O no fue Hitler el que se suicidó en su Bankia del Reichstag? Lo dicho, los que dan susto al miedo duermen de puta madre. Y ríete tú de si le inquieta lo más mínimo que tenga que comparecer delante de un muñeco sordo a dar explicaciones mudas un 30 de febrero. Como el Acebes, que Al Qaeda es el coro femenino de la banda de tambores y cornetas de la ETA de Mondragón y que él de economía para haber trabajado de asesor en Caja Madrid no entiende nada más que aquello de "llevárselo muerto" (160.000 euros al año) para pasar el Rato, que dijo el barquero, primer capítulo del "Tratado sobre la Reforma Monetaria", de John Maynard Keynes, otro angelito de la naturaleza. ¿No dan ganas de rellenar con piedros un calcetín sudado y despertar al de arriba? Lo que debería ser el propio despertar del sueño de los injustos, por seguir con la Biblia, ahora que ni el buey ni la mula tienen donde dormir este año, que ya es llevar los desahucios al absurdo.

viernes, 23 de noviembre de 2012

ROUCO VARELA, BEATO


De acuerdo, para ser beato hay que haberse muerto antes, pero es que yo a Monseñor Rouco Varela vivo vivo, muy vivo, lo que se dice ser vivo, no lo veo, así que provechemos ese olor a podrido e iniciemos el proceso de beatificación cuanto antes. Siervo de Dios, venerable, beato y santo Antonio María, procedamos con las razones y argumentos por los que, al menos, deberías ser BEATO, segunda división de los santos, pero por algo se empieza a dejar de jugar en paraísos de campos de tierra y se pasa a los de césped regado con agua bendita, todo verdecito, Estadio del Edén y esas cosas. Como milagros no se te atribuyen ni se los espera, Antonio María, yo creo que lo más sensato es demostrar que has sido, estás siendo y vas a ser un mártir de la hostia. Así que vamos a tus dolores y sufrimientos uno por uno. Las calzas de tu peana, salao. Las mismas que darán testimonio y fe de que has sufrido martirio y que lo padeces en tus carnes por culpa de tu manifiesto parecido con Paco Clavel y que más de una noche te ha liberado de tu reclusión monacal, bien a tu pesar, con el punzante cachondeíto (alabado sea Dios) de más de un portero de club de hombres nocturnos. Que has sufrido martirio y que lo padeces a causa del secreto de confesión, lo que te ha limitado mucho a la hora de denunciar a tus colegas pederastas. Que has sufrido martirio y lo padeces en grado sumo a causa de tu obediencia y sumisión a la jerarquía eclesiástica, mandato por el que te has visto obligado a tu pesar a proteger, cobijar y defender a todos los delincuentes que visten tu misma camiseta (lo que pasa en Las Vegas se queda en las Vegas). Que has sufrido martirio y lo padeces viendo cómo la sagrada institución del matrimonio se ve amenazada por el instrusismo de los gays, debiendo así comerte lo tuyo y lo de tu pubertad por aquello de la envidia, el recato, los armarios y el rechinar de dientes. Que has sufrido martirio y lo padeces queriendo pagar el IBI de la Iglesia como un campeón y sufriendo pesadillas innúmeras y terrores nocturnos varios (súcubos pecaminosos de Hacienda en tu cama ¿o eran íncubos?) porque Susan El Papa no te deja. Y por último, que has sufrido martirio y lo padeces con el tema del aborto, sobre todo viviendo encima de la mayor galería de fetos muertos de Madrid, esos hijos producto de la concupiscencia pudorosa entre curas, monjas, obispos y madres superioras como ninguna y más rápidas en esconder el bombo que Manolo el del Idem en un partido de la selección catalana. Por todo ello, y si no hacen antes beato a Iñaki Gabilondo, Don Antonio María Rouco Varela, BEATO, coño. Uno más a sumar a los quinientos mártires que va a poner la iglesia encima de la mesa (y encima de las cunetas) para que Dios les coloque la pegatina de "Morí Guay. Vota PP", les regale una orla fosforescente de plutonio ("Rézame. Yo lo valgo"), y que se sepa de una vez por todas que no les ha bastado con ganar la Guerra Civil en la tierra. También la tienen que ganar en el Corte Inglés del cielo. Si te toca en la planta infantil, ya sería la polla, ¿eh, arzobispo...? ¡... De España! como dirían tus admirados Faemino y Cansado.

jueves, 22 de noviembre de 2012

AZNAR, EL MUTANTE

Pasó ya con Carlos II, el último de los Austrias. Los pintores de la época apenas lograron sacarle unas cuantas polaroids de delicado que estaba siempre. Carreño de Miranda y Herrera Barnuevo fueron básicamente los que tuvieron que vérselas con el colega en el photocall. Cuando lo pintaban como para comerle los hígados al enemigo (con todos los aperos de guerra) era para mondarse de risa porque ahí estaba el sin embargo de la cara, que era todo un poema de fealdad pacifista. Un reyezuelo que sólo pudo ponerse en pie a los seis años, la cabeza no le dio para aprender a leer hasta los diez, y que lució todas las degeneraciones extra de la endogamia, el fenómeno de la sangre azul aparte. Así pasó el pobre diablo a la historia con el sobrenombre de "El Hechizado". Que sí, que decían que lo habían hechizado de espantoso que iba creciendo, pero el niño en realidad lo que padecía era el Síndrome de Klinefelter: retraso mental, esterilidad, epilepsia, aspecto enucoide, testículos microscópicos... y tetas. Luego él, por su cuenta, se hizo adicto al chocolate, capricho que le destrozó, encima, los riñones. Un poema de rey, al que el embajador de Francia caló nada más nacer, chivateándoselo a Luis XIV: "El Príncipe parece bastante débil; muestra signos de degeneración; tiene flemones en las mejillas, la cabeza llena de costras y el cuello le supura. Asusta de feo”. De ahí hasta los apenas treinta años que pudo malvivir y dejando para los restos el parte de su autopsia, que no puede ser más forense: “No tenía el cadáver ni una gota de sangre; el corazón apareció del tamaño de un grano de pimienta; los pulmones, corroídos; los intestinos, putrefactos y gangrenados; un solo testículo, negro como el carbón, y la cabeza llena de agua”. Sus últimas palabras a la reina fueron: "Me duele todo". Pobrecillo. ¿Y a qué traigo esta digresión histórica al blog? Pues para que se comprenda mejor la mutación de Aznar I el Reaccionario nada más perder el gobierno y convertirse en Aznar II el Hechizado. Si no fuera una enfermedad genética, el Síndrome de Neo Klinefelter podría habérselo contagiado alguno del Think Tank neoliberal por esas universidades americanas con sacristía. A los síntomas me remito: adicto a las tabletas de chocolate (abdominales), con ataques epilépticos (¡Fue ETA, Fue ETA...!), esterilidad (el ecologismo es el nuevo comunismo), retraso mental (estamos trabajando en ellou...), microtestículos (el 15M es un grupo antisistema radical de izquierdas) y tetas (nadie va a romper España). Y en cuanto al aspecto enucoide, ya es famoso el lobby que ha creado para que le nombren "Miss Pelo Bonito", aunque sin mucho éxito... Lo que no me explico es que todavía no se haya celebrado a estas alturas un congreso médico internacional para tratar el caso de Aznar II el Hechizado. ¿A qué estamos esperando? ¿A que se nos muera con el corazón del tamaño de un grano de pimienta y la cabeza llena de laca Sunsilk? La palmará Honoris Causa entre aplausos de terror y no habremos sabido tratar su mutación. Morirá de Tea Party y asistiremos desolados a sus últimas palabras desde algún atril lejano y puede que hasta tejano: "Ana, me duele todo (todou)". Ingrato país, proclamo con Forges.

martes, 20 de noviembre de 2012

¡ENHORABUENA, DON FERNANDO!


El domingo pasado acabó la temporada de otoño en el hipódromo de La Zarzuela. Carreras espléndidas llenas de sorpresas con sus consecuentes -y fastuosos- premios. Por un eurillo podías acertar a que la yegua Azafata iba a batir a todos los favoritos y, si atinabas a colocar a Ranyan segundo y a Teobaldo tercero, te llevabas 11.500 euros en el premio al trío del Villamejor. En la tercera de la jornada también podías haber acertado que Lince llegaría segundo y Altamir One tercero (yo lo hice), pero sólo si dabas ganador a Don Fernando Hab te llevabas los 2.500 del premio al trío. Yo di ganador a Rayo Rojo, que me parece que todavía debe de andar pastando por la curva de las Perdices... En el premio Gladiateur (4.000 metros de pesadilla) el viejo Entre Copas, que aún iba de favorito, fue batido por esa centella con fondo que es Achtung... Y en la primera de debutantes (potros de dos años), una de las gemelas que más caras se han pagado en la historia del hipódromo: 1º Minolto, 2º Haitiano. 390 euros. Ese milagro terrenal. La mezcla de belleza y nobleza de los caballos con la suciedad de las apuestas, los apaños entre cuadras, los piques entre jockeys o las fórmulas mágicas que emplean algunos preparadores en la bandeja de desayuno que llevan a los establos. Recuerdo mis primeros titubeos con el mundo de las carreras, aquellas confusas lecturas con Henry Miller o Bukowski. ¿De qué hostias estaban hablando? ¿Era tan apasionante una tarde de carreras? ¿Todas las tardes? ¿Podía arreglarte económicamente un mes si notabas cierto cabrioleo del caballo en el paddock? ¿Un guiño a hurtadillas de un jockey? Pues sí. Y no siempre. Pero ahí hay cierta forma de la felicidad que va más allá del juego o del dinero. Es la vida hecha velocidad, riesgo, intuición, agresividad, poesía, y la sensación desbordante de asistir a un espectáculo majestuoso e irrepetible carrera tras carrera, con caballos tallados en bronce o con brutos escapados de una carga militar y de los que no te crees que sean exclusivamente herbívoros... En ese goce y en esa aventura de bajos fondos con megafonía de la Edad Media nos reconocemos los domingos en el hipódromo un montón de tipos... Pero jamás hemos cruzado una palabra de más entre nosotros. Todo lo más algún insulto, algún exabrupto que el otro consiente y comprende y deja pasar. Nunca lo hemos hecho y no creo que cambie la cosa. Ellos, solitarios como perros, y yo con mi chica, comiendo pipas en alguna valla. Mascamos las pérdidas, nos tragamos los pronósticos y de tarde en tarde jaleamos como estúpidos el nombre de nuestro caballo como si fuera a hacernos un poquito de caso en la recta de meta... Con todos esos tipos, como digo, menos con uno. Don Fernando Savater, el filósofo, el ensayista, el novelista, azote de independentistas y gilipollas, pero sobre todo amante de los caballos. Y fueron sólo diez segundos de romper la regla. Un domingo nos firmó amablemente su libro "El Juego de los Caballos", le dimos las gracias, y desde entonces hasta ahora, cada uno a lo suyo, viéndole ir y venir de su sitio en tribuna al paddock o a las taquillas (siempre un euro y a caballo ganador, parece) y aclarándose la vista contra el cielo antes de enfocar sus prismáticos a los cajones. Cualquiera puede sentarse en "su sitio", pero parece que siempre lo encuentra libre. Cualquiera puede abordarle como lo hicimos nosotros (ay, la emoción), pero parece que nadie le molesta. En el hipódromo se respetan ciertas leyes no escritas, y no estoy en disposición de ponerlas en entredicho: todavía no he cumplido los ochenta años rompiendo apuestas. Por eso el retrato y por eso esta entrada de hoy en el blog, porque el domingo pasado estuve tentado de gritarle un "¡Enhorabuena, don Fernando!" por el premio que acababan de concederle, el Octavio Paz de Poesía y Ensayo, y porque fue él quien me enseñó el camino de Lovecraft o Cioran cuando era un pipiolo... Y no lo hice. Y el hombre siguió subiendo su escalerita a saltitos de miope con una mano sobre la chaqueta que lo precede en la escalada, la de su hermano. Y todo estuvo bien. Hasta no haber ganado un puto euro y haber roto más papel que el taquillero del Rocío. Homenaje bueno el que le hace mi amigo Montano aquí.

lunes, 19 de noviembre de 2012

REDACCIÓN: LOS JUDÍOS


Los judíos a mí me gustan mucho los judíos porque son muy bonitos y folclóricos con sus sombreros cordobeses y los caracolillos de la Piquer y se presentaron a las elecciones de Dios y resultaron el pueblo elegido. El alcalde más importante del pueblo judío, o en su defecto un teniente de alcalde, fue David, que también tiene una estrella, como los restaurantes buenos, pero en antiguo, que a lo mejor no tenían cámaras (ni de congelar ni para el vídeo de la boda) y por eso en las bodas de Canaan hubo que sacar todo el género a la vista como si se hubiera multiplicado. Los judíos como judíos son muy ricos y tienen todos nombres de niños de urbanización en verano cuando te los presentan:  Isaac, Abraham, Moisés, Aaron, aunque me parece que Jonathan o Borja no, por mucho que también te invitaran a la piscina y luego dividieran el agua en dos con un palo, la de pago y la de los suyos (unos hacíamos cola y otros colita, porque siempre coincidía que los de nombre judío tenían menos cola, señorita, y no puedo decir más), o por mucho que también jugaran con nosotros a prestarnos la pelota y luego cobrarnos 20 euros la media hora de partido. Otro partido que jugaron los judíos fue contra los Reyes Católicos, pero algo hicieron porque los acabaron expulsando. Mi padre dice que fue por la "usura", que seguro que es una forma chunga de prestar la pelota y que también mosqueó a los alemanes muchos años después hasta el punto que los quisieron eliminar del II Campeonato Mundial y los mandaron para las duchas con la equipación a rayas que no les llegaba al cuerpo. Dice mi padre que fue por eso mismo por lo que los judíos se dijeron aquí hay que tener campo propio y allá que se fueron con el Exodus Fútbol Club buscando un secarral para ponerle las porterías hasta que lo encontraron en 1948, en un campo de tercera que ellos llamaron Tierra Prometida pero por no hacer el ridículo. Echaron a patadas a los niños que había jugando en él y desde entonces no se juntan con nadie de la zona y viceversa con la pelota, señorita, aunque al Club de Fútbol Palestina (los de la infracción en el culo) les hayan dejado una franja estrechita de terreno para jugar a qué, a los bolos si acaso, porque fútbol ahí no se puede. Un penalti derechito a las manos o los bolos a tomar por saco fuera de la franja y los judíos protestando al lado porque les arrojan objetos al campo. Bueno, todos los judíos protestando no, que hay uno que siempre se alegra y le han puesto de mote "¡NetanYAHU!" y hace de entrenador y ahora ha dicho que quiere a todos los reservas calentando, por si hay prórroga con los de los bolos (y sus ultrasur de Hamás) y para que  no tengan que hacer luego la rueda de prensa en el muro de las lamentaciones, con publicidad de la Coca Cola, el reportero de Barrio Sésamo de la ONU preguntando educadamente y el míster anunciando que vuelven a vender otra vez a su crack, Yisas, por treinta y tres monedas, la ficha, los gastos de la última cena y su formación en la masía de Jerusalén. Y no sé más de los judíos, señorita, como no sea que Woody Allen está en traspaso o que a la jardinera con tomates y ajetes que tiene mi madre en el balcón mi padre la llama Kibbutz. Esto último, verbigracia, me ha ayudado a ponerlo él, que yo no sabía cómo se escribe "ahorro" en hebreo. Eso sí, "Mitzbah", prepucio, salva sea la parte.

sábado, 17 de noviembre de 2012

PERIODISMO ALIMENTICIO


En la escala trófica de los periodistas no siempre el que está más arriba es el más poderoso informativamente. El escarabajo que aparece en el cénit de su bola de detritos es más visible, aunque sólo sea en ese segundo de euforia rotativa, pero ni mejora la calidad de su discurso, ni lo que venía arrastrando deja de ser una porquería... En el brillo grasiento de las gafas de Marhuenda hay, pues, algo de élitro al sol fluorescente de las rotativas de La Razón. Le ha costado llegar ahí, pero lo ha conseguido. Han sido años y años de especimen pelotero remolcando basura de la derecha y hasta usándola de medio de transporte (y medro), como esos equilibristas de circo sobre su pelota de colores: verde bilis, azul falange y amarillo gualda; colores todos que funden en el "ocre chillón" que vulgarmene conocemos como "marrón mierda", tan usado en la escala pantone de la propaganda neoliberal como el "amarillo Simpson" en los dibujos de Matt Groening. Y como decía Goya, efectivamente: "Los Dueños de La Razón producen Monstruos". Sólo hay que ver al bicho en su terrario de la tele para sentir náuseas. Al contrario que los faraones del PP, que adoran al escarabajo en su rotativa. Supongo que por la misión que cumple de guardamuebles, y lo redonditos que le quedan los titulares.

viernes, 16 de noviembre de 2012

EL POLLO PÁLIDO DÓ... QUE CAGÓ EL AGUILUCHO CHO CHÓ...


Hermann se pasó con una chica cierta madrugada en un pub de la calle Almirante (de Madrid) y su novio (el de la chica) le aplaudió su condición de periodista íntegro a hostias. Pim pam, qué gran periodista eres. Cuando se le pasó la borrachera, al día siguiente, Herman recordó que habían sido los sicarios de Zapatero los que habían intentado asesinarle por la espalda a causa de su posición beligerante contra el estalinismo en la península ibérica y así se lo hizo saber a su club de fans desde una cama de hospital, con un par de columnas rotas y dos o tres entradillas sueltas por la cara, añadiendo que uno de los principales instigadores del atentado fue el lamentable cómico izquierdista conocido como El Gran Wyoming, su enemigo más directo a la hora de hacer reír a los españoles. Recuperado de sus patrióticas heridas de investigador nocturno, el trece de noviembre de 2012 Hermann grabó un editorial en los platós de Telemadrid alegrándose por el fracaso de la huelga general que acababa de vivir, pero que, cosa extraña, tendría lugar al día siguiente. Ante tamaña y repetida muestra de periodismo íntegro, veraz, honesto y nada tendencioso, uno de los currantes de la cadena pública filtró una copia pirata de la pieza a otros profesionales menos íntegros para que el ínclito profesional íntegro no la pudiera emitir en "directo" al día siguiente e irse de rositas o a la playa desde la que pensara estar haciendo huelga. Y si la pieza estuviera elaborada en un tono profético, de vaticinio, augurio o vislumbre sobrenatural, vaya y pase, Bruja Lola, pero que en ella se diera por sucedido el fracaso de la huelga inmediatamente después del cierre de pancartas... Infame. Así llamó Hermann Tersch al anónimo trabajador que delató su condición de periodista íntegro. Infame, traidor, miserable, y otras lindezas más. Que ya cogería él a la repugnante rata leninista del chivatazo, el anónimo justiciero de la plataforma "Salvemos Telemadrid". Porque en todas partes se montan piezas enlatadas y no pasa nada, se defendía él. Sí, Hermann, sí. Con el obituario de Fidel Castro y la curación repentina de Stephen Hawkings, pero no con una huelga que todavía no ha empezado, Hermann Tersch. Profesional. Íntegro. Noctámbulo. Que hay por ahí unos cantares que me parece que empiezan contigo, por malagueñas, como las del "Canario, tengo un canario en mi casa, que canta cuando te nombro...". Pero en pollo... "El pollo pálido dó... Que cagó el aguilucho cho chó...". Espero que algún día los verdaderos "profesionales íntegros" de Telemadrid puedan reírse de todo esto y recordarlo como una mala racha: aquellos años en los que fueron la cadena poltergeist que sólo podía emitir ectoplasmas del franquismo...

jueves, 15 de noviembre de 2012

BALANCE


Parece que lo decía El Roto en una viñeta que citan hoy en El País: "Cuanto más me fijo en los números, más borrosa se me vuelve la gente". Es el mismo bochorno que produce saber que la "delegación" del gobierno cifra en 35.000 los manifestantes de ayer en Madrid y los sindicatos en un millón de personas. La imagen patética de dos mentiras cara a cara. Pero el salvapantallas que se me ha quedado tatuado en la frente es la imagen de los antidisturbios zumbándole a la peña como si fueran esteras, con una violencia que ni en las películas de Spike Lee. Gente parada o intentando refugiarse, y recibiendo porrazos a cámara rápida. Hasta un niño que respiraba por allí pilló lo suyo (cuatro puntos en la cabeza, rasca y gana). Pero luego son los antisistema los que queman y destrozan mobiliario público y escaparates, evidentemente. Dos negociados, dos targets distintos: la policía a destrozar personas, de pura impotencia; los radicales a quemar contenedores, de pura impotencia también. Cita sexual a ciegas en la primera barricada de amor que les venga bien a las dos orgías. Me reconocerás por mi pelota de goma. Me reconocerás por mi piedro. En la guerra civil se lo montaron mejor. Los maricones. Y en medio, la "ciudadanía" con la boca abierta en cualquier eslogan. Puta Merkel y para casa. Puto Rajoy y para casa. En la tele De Guindos, que no lo ve oportuno. En la tele, los de Intereconomía, que si un fracaso. En la tribuna, Méndez y Toxo cantando La Internacional. El Festival de la Oti del apocalipsis. Que me anestesien hasta que pase todo este desfile de teleñecos atontados. Estoy con los muertos.

martes, 13 de noviembre de 2012

LOS BUSCABOCAS DE LA CEOE


Todos los presidentes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) han sido santos varones que han defendido noblemente los intereses de los pobres empresarios frente a las alocadas pretensiones de los trabajadores, siempre tan conflictivos, siempre tan golfos, siempre equivocados. Si por ellos fuera, hace tiempo que trabajaríamos en las mismas condiciones que los chinos (en sótanos, sin contrato y sin sueldo, sólo por un plato de arroz y no siempre), cuando no en las mismas condiciones que los niños de Dickens (huérfanos, tiznados, llorosos, desnutridos, y con un perrito muerto por toda representación sindical), pero, ay, a fuerza de huelgas, manifestaciones, muertos, tirachinas, piedras, rodamientos, barricadas y neumáticos ardiendo, parece que se han ido consiguiendo derechos: vacaciones, indemnizaciones, contratos por escrito, jornadas laborales razonables, prestación por desempleo, seguro médico y un salario sujeto a convenio colectivo entre el comité de empresa y la patronal. Todo eso, punto por punto, está en entredicho con la reforma laboral del PP y el viento del liberalismo que nos mueve el flequillo del miedo estos días, meses, años de crisis-estafa. Aunque desde siempre, concretamente desde 1977, todos los presidentes de la CEOE han sido la viva imagen de la maldad que representaban en las mesas de negociaciones, si hubiera un Lombroso de la Explotación Capitalista. Ferrer Salat, un estilete de cemento. Cuevas, la tuerca de una caja fuerte. Díaz Ferrán, el gnomo ladrón del jardín del Hotel Palace. Y Joan Rosell, el vigente, el monaguillo becario de un banco en su día libre. Tipos remachados en chequera de acero y volutas de barco de esclavos que nunca han tenido la culpa de nada. Rosell, que también tiene pinta de muñequito de bodas entre una Preferente y un Broker, siguiendo la senda de los cínicos y explotadores que en el mundo han sido, ahora no ve otra solución en todo esto que echar a más gente y bajarle los salarios a los que queden. Eso y deslocalizar, por supuesto. Eso y "más Europa" (hasta los cojones de esa expresión, como si fuera el "más madera" de Groucho), pero en el sentido empresarial de la cosa. A su manera "competitiva". En una entrevista a El País:  "Europa está vieja, se tiene que refundar, hay que reinventarla, se tiene que crear una unión económica y a partir de ahí llegar a la comercial, fiscal, bancaria y al final una unión política, a los Estados Unidos de Europa".  Una "unión económica" y luego una "unión comercial, fiscal, bancaria..." ¿Se puede pensar menos en las personas y más en el dinero? ¿Se puede tener una visión más cerda del futuro, de Europa y de lo que es reinventar un mundo? ¿Europa está "vieja" y hay que hacerla nueva como un detergente? ¿No son los años que lleva Europa siendo Europa lo mejor de su potencial? ¿Qué lee este tío por las noches? ¿Con quién se toma el café? ¿Se mete un cajero automático en la cama y se lo encula por los enchufes de atrás -pene insuficiente, pene insuficiente...-? Y con lo que te quedas temblando es que, mucho protestar porque los sindicatos no están a la altura y sólo suponen un gasto más en la cadena de producción, pero ellos, los empresarios, acaban de recibir la friolera de 20.000 millones de euros del Instituto de Crédito Oficial. Los Fondos ICO. Tu dinero y el mío. Por la patilla. ¿Pero esto lo sabe la gente? ¿Toda esa pasta a Iberia, a Endesa, a Telefónica, a Iberdrola, y aquí la gente lampando? ¿Y dónde están invertidos los millones? Ah, su utilización y su destino no son públicos, colega. Pueden hacer con la pasta lo que les dé la gana. De hecho, probablemente ya los han empleado en sus caprichos. Se los han gastado todos en croissanes. Bollería suiza. Porque en la calle no están. Se notarían, hostias... De flipar. Primero los 100.000 millones a los bancos. Y ahora estos 20.000 a los empresarios. Y aquí estamos. Los de la tropa al sol, sin rancho y con las botas rotas. Los insolidarios en el paro y muriendo de hambre a puntito de hacerles una irresponsable huelga general a nuestros abnegados y competentes jefes. Un roto mañana. Por cierto, el tipejo relamido de arriba propone que se regule el derecho a la huelga (como si no estuviera regulado ya). Que así no vale. Que les jode los beneficios. Que huelgas sí, pero como digan ellos... Pasito a pasito, hasta volver a las huelgas con muertos del siglo XIX. Y las del XX. Las de los disparos al aire de los antidisturbios que le daban a un currito en toda la frente y que luego habían sido los violentos piquetes. Porque los empresarios, violentos, lo que se dice violentos, explotadores, parásitos, ladrones, asesinos, cantamañanas y buscabocas no lo han sido nunca...

lunes, 12 de noviembre de 2012

JOSÉ IGNACIO WERT Y LA ENSEÑANZA DE LOS RÍOS


Entiendo que un relaciones públicas como el de arriba esté más dispuesto a manejarse entre multimillonarios y delincuentes que entre niños. A él le dijeron que sólo iba a estar en el cargo para el traspaso de terrenos y millones a la escuela privada. Un trámite en el que no tendría que verles las caras a los mindundis de los maestros de la escuela pública ni a esos mugrientos niños de barrio que se crían por sus aulas. Zas, un golpe de reforma y, hala, los dineros para mí y para los míos, Dios mediante. Qué poco se esperaba esta reacción de la gente, ni que le iban a salir los niños sin posibles hasta por las orejas. ¿Adónde iba con esos planes de estudios sólo para "niños excelentes"? ¿Adónde iba quitándole la beca de comedor a quien necesitaba comer? ¿Adónde iba quitándole la beca de libros a quien necesitaba aprender? En ese mundo absurdo contra el que se ha levantado todo el magisterio de bien, me imagino una clase sencilla de geografía. Los ríos de España, por ejemplo. No los ríos del estado español. Los de España de toda la vida. Hasta con los Dueros que desembocan en el extranjero amigo, Portugal, o los Tajos, que hay ríos en los planes de estudios de las comunidades que, si no desembocan en sus límites nacionalistas, ni dicen adónde van a parar. Con Wert y uno de sus maestros por la iglesia, algún Legionario Alférez de Cristo y su Puta madre, los ríos de España se enseñarían de una manera bien curiosa. Sólo se podrían enseñar los ríos que pasaran por comunidades del PP. Sólo los ríos por terrenos de la Iglesia. Sólo los ríos con desembocadura solvente. Sólo los ríos concertados. Sólo los ríos con cauce azul. Sólo los ríos con riberas de pago. Sólo los ríos con el nacimiento en Suiza. Sólo los ríos con afluentes por la derecha. Sólo los ríos que a ellos les interesaran. Porque así es dejar en manos de la iglesia y la nobleza la enseñanza de un país: que sólo estudian los ricos y lo que aprenden estaba ya en la Enciclopedia Álvarez, donde la Gloriosa Cruzada y el capitalismo bueno. Y a los niños de los rojos, piojos y pan negro. La misión que le han encomendado al relaciones públicas de un garito de la mafia. Así tiene la cabeza, que le salen los monigotes de pizarra a llamarlo gilipollas a la primera que se despista.

sábado, 10 de noviembre de 2012

TORNEO DE MAESTROS INTERINOS DE LONDRES


Los recortes en la enseñanza han llegado al Torneo de Maestros de Londres, cómo no. Por lo pronto, David Ferrer juega con el hándicap psicológico de que va sin paga de navidad y con más horas lectivas en pista que los ingleses o los norteamericanos. Entre las muchas novedades de la reforma, las boleas no se cobran, pero cada bola fuera tiene una penalización de cincuenta euros en la nómina. Las subidas a la red tienen que venir firmadas previamente por el padre del tenista o, en su defecto, un tutor nombrado por el banco, los saques son también considerados actividad extraescolar y cada maestro avisará de la trayectoria, velocidad y aprovechamiento momentos antes de realizarlo, todos los globos correrán de cuenta del maestro, así como el plátano del recreo, el agua y el servicio de lavandería de las toallas, el ojo de halcón será sustituido por el picotazo de una gallina (en la raya, dentro; fuera de la raya, la gallina para el maestro por la escuela privada)  y los reveses a dos manos irán concertados con un cura cojo mayor de sesenta años, que ya pondrá la organización por ahí cerca. En el caso de un partido de dobles, el maestro de música y el de gimnasia siempre jugarán juntos y atados mutuamente por los tobillos, como una sola asignatura. No se permitirán dejadas, a no ser que el maestro quiera perder su pensión. Los maestros interinos jugarán bajo techo, los maestros con plaza propia torearán bajo su propia responsabilidad, y únicamente los maestros de matemáticas podrán dar mates. Puede reclamarse al árbitro siempre que se quiera, aunque su aspecto de antidisturbios recomiende lo contrario. Eso sí, bolas nuevas no hay.

viernes, 9 de noviembre de 2012

PHILIP K. DICKENS

Desde el radio de celebración del día de la Almudena (como el cumpleaños de una choni poligonera) y en el radio, mucho más amplio, del año del bicentenario de Dickens, puedo decir que me cisco en la Iglesia y en su silencio cómplice con el cristo que hay liado con los desahucios en este país. Cacarean como gallinas multimillonarias contra el matrimonio gay o contra su obligación de pagar el IBI, pero no han dicho ni una puta palabra contra la usura de los bancos ni en defensa de sus víctimas con la hipoteca. El exterminio al que están sometiendo los banqueros y los políticos a todos los arruinados por esta crisis-estafa se las trae floja, por no decir que les encanta. Cuanto más dolor, más negociado para ellos, que están ahí de brujos con aspirina-placebo espiritual, a tantos euros la salvación. En este panorama con olor a incienso y vaselina, la capacidad de predicción de Philip K. Dick desde la iluminación química (las ovejas de Blade Runner, Ubik, etc.) ha sido superada por Charles Dickens desde ese costumbrismo del XIX al que estamos volviendo vertiginosamente en trenes de vapor informático: esclavismo laboral, lucha de clases, usura, robo de niños, colegios miserables, corrupción política, desempleo, emigración, pobreza, enfermedades, hambre, desahucios... No sé qué novela escribiría el amigo inglés, pero le costaría no repetirse si se inspirara en hechos reales. Pongamos que hace un viaje por España, uno de ésos a los que tanto acostumbraban los escritores ingleses de su tiempo. A poco que se fijase, ese maravilloso observador que fue Dickens no dejaría pasar por alto esos viejos jubilados que alimentan con su pensión a sus hijos y sus nietos, esos viejos desvalidos y expulsados a la postre de sus casas por avalar con ellas un crédito fraudulento, enfermos mendigando por sus medicinas, familias enteras viviendo bajo cartones,  niños suplicando que alguien les caliente su tupper con macarrones, maestros famélicos, médicos enfermos, suicidios por desesperación y orgullo, marchas de obreros zombis en busca de trabajo, emigrantes llorando en los andenes y los huesos de los fusilados asomando por las cunetas como el fantasma de navidad de nuestra guerra civil...  También observaría el inglés que nuestros ricos no sólo no han parado de comprar carruajes de lujo, sino que han multiplicado por doscientos sus beneficios en la bolsa y que la Banca Rothschild ha firmado, de mutuo acuerdo con los políticos de su graciosa majestad, una piadosa ley de buenas prácticas para con su clientela moribunda...  No sé qué tipo de novela escribiría, repito, pero dudo de que pudiera echarle esa gracia con la que alegró, y alivió, a tanta gente en su tiempo. Aunque, bien pensado, seguro que sí. Una cosa es quedarse helado con la siniestra maquinaria de la mafia financiera y otra no apreciar en lo que vale la ridícula sonrisa de Sor Fátima de Ibáñez, la psicofonía de bigote que luce Aznar o esos dos cartones de tabaco gris a los que los obispos de Canterbury de Madrid y toda España llaman catedral y donde hoy se celebra por lo cristiano el himen intacto de una mora. Abrazos, Charles.

jueves, 8 de noviembre de 2012

¡TULLERÍAS, TULLERÍAS...!

Robespierre tenía fijación por Luis XVI y no paró hasta darle pomada de guillotina. Plop y al canasto, la cabeza. Con sus mismos andares y su mismo afán conspiratorio, a Rubalcaba Franco se le murió en la cama. Snif y al Valle de los Caídos, de cuerpo entero y sobre una cureña de artillería. Le faltó ese capítulo de la Heidi Roja. Matar al abuelo. Su huida hacia delante han sido los cien metros lisos, la química, ponerle zancadillas a Fraga (otros andares históricos) y convertirse en un consumado marionetista: campañas electorales, negociaciones, y auges y caídas de candidatos varios. El Herta Frankel de los socialistas con multitud de perritas Marilyn en los escenarios, congresos a media luz, cabarets de provincias, zulos de Euskadi. Porque cuando Rubalcaba parpadea, ten por seguro que acaba de hacerte una foto y ya tiene a cincuenta Erasmus de la Guardia Roja investigándote dónde estabas tú cuando bombardearon Guernica. La Derechona de este país lo sabe y le ha tenido miedo de caquita en tribuna tiempo atrás, pero hoy en día ha aprendido a torearle. Sabiendo que el bicho acude como una fiera no al color rojo, sino al color azul falange, lo han tenido berreando a la luna con dos o tres tontás de distracción (una placa de Franco en alguna calle, unos huesos sin memoria histórica en alguna cuneta, un obispo en contra del matrimonio entre gatos persas) hasta que le dieron la puntilla definitiva en las elecciones del año pasado, cuando lo sacaron de toro embolado por esos pueblos canallas que sólo querían venganza contra la crisis. Con Robespierre acochinado en tablas y con los de su propio partido serrándole las defensas, los de la camisa azul falange se han puesto a robar como locos por bancos, escuelas y hospitales sin que el que fuera un buen ministro de interior se cosque de la misa la media, ni se le espere... La culpa de que no haya un Robespierre sobrero para Rubalcaba es de las listas cerradas y de la mediocridad asustadiza que provoca la endogamia en cualquier partido. Esa cosa de obreros sublimados y socialismo de cocaína que es el PSOE y donde pueden llegar a destacar topes de puerta como Chaves, pijas sedadas como Bibiana Aído, Campanillas de Zara como Leire Pajín, o estupefactas como Carmen Chacón. Vosotros lo habéis buscado. Ahora Rubalcaba huele su propia medicina y ya oye el siniestro cascabeleo de las mulas tordas socio-falangistas que traen la guillotina a la Plaza de la Revolución, antiguamente del Marqués de Salamanca (Barrio de). Mirad cómo sacan sus cestitas de tricotosas la Esperanza, la Dolores y la Soraya. De Marsellesa, que suene el himno nacional. Alguna de Bisbal, entonces. 

miércoles, 7 de noviembre de 2012

AMABLES COMPARACIONES

"Algún otro vendrá que te hará bueno". Si después de Hitler hubiera gobernado Rajoy en Alemania, los alemanes habrían dicho que en la política social con los homosexuales, los emigrantes y los viejos, la cosa había cambiado muy poco, y que el de Rajoy era un gobierno continuista. Eso sí, con una política exterior menos activa que la de Hitler, pero en lo básico, lo mismo, añadiéndole un matiz teatral  de pseudodemocracia y un cambio de aroma en el Zyclon-B, ahora Eau de Reforma Laboral, Eau de Sanidad Privada, Eau de Enseñanza Pública Kaputt: Alemania Spanien, Una, Grande y Libre, los emigrantes a "ducharse" o a sus casas, los homosexuales siete años en un campo de concentración (lo que han tardado en aprobar la ley que los "normaliza") y los viejos a morirse pronto, cojones, achtung, o ya les haremos nosotros la vida imposible (copago sanitario, desahucios, carpetazo a la ley de dependencia). Lo que los alemanes echarían de menos en Rajoy y hasta se lo reprobarían en manifestaciones, sentadas y pancartas frente a su Reichstag Moncloa, es que Hitler no era tan hipócrita ni tenía hilillos de plastilina negra en los dientes cuando hablaba... Y siguiendo con los parangones a mala hostia, vistas las atrocidades que está cometiendo el gobierno de Rajoy con la gente, el gobierno de Zapatero fue una gloriosa reunión de sabios y próceres que hicieron todo lo posible por mejorar la vida del pueblo: deducción de IRPF por vivienda, ayuda a los parados sin prestación, ley de la Dependencia, ley de la Memoria Histórica, ley del Aborto, ley del Matrimonio Homosexual, endurecimiento del código penal para pederastas, salida de las tropas de Irak, reforma de las cajas de ahorro, educación para la ciudadanía en las escuelas... Dicho de esta manera, como si echáramos de menos Verano Azul, ¿verdad? Pero más o menos fue así con todo, incluidas las dos ridiculeces llamadas Ley Sinde y Ley Antitabaco, con la pequeña salvedad de que mientras los ministros con su presidente de capitán de las sardinas estaban jugando a los boyscouts en los escaños de su feliz acampada en el hemiciclo, los Mercados nos estaban comiendo ya los hígados como a Prometeo, y aquí no se daba por enterado nadie. De acuerdo, fue el propio Zapatero el que se fijó en que ya no tenía casi hígado y que le habían mordido una cosa mala la bolsa testicular, cachis, y así se lo dijo a los españoles: Que parece que hay Crisis y que creo que voy a tener que joder las pensiones, congelar el sueldo de los funcionarios y modificar la Constitución (un poquito, la cosa de la soberanía nada más) para que los Hijos de Puta de los Mercados y las Agencias de Rating tengan claro que estamos dispuestos a pagar esta deudilla que acabo de enterarme que teníamos, oyes... Qué sofoco, compañeras y compañeros. ¿Por qué no dicen nada de las primas de riesgo en las "Memorias de Adriano"? Y ahí se jodió el gobierno de mentirijillas de la señorita Pepy's Luis Zapatero. Recogieron sus juguetes con tristeza y se dispusieron a recibir la paliza de los matones del barrio, Mercados y Fascistas, mientras que con ojos llorosos pedían lastimeramente perdón al vecindario/electorado por la que habían liado con sus fantasías de niños chicos. A esa actitud candorosa e ilusionada la llamaron Buenismo, y al mismo Zapatero, Bambi. Una pena todo... Pero ya pasó... Aunque me quedan tres rencores: 1) Que no hicieran nada contra los pelotazos inmobiliarios en su momento, ellos, tan rojos;  2) Que no aceleraran la Ley de Libertad Religiosa en los últimos días de Pompeya para que ahora no estuvieran hozando sueltos todos los obispos por hospitales, escuelas y clubes de hombres nocturnos; y 3) Que por su culpa se produjera la avalancha de toda la piara de la derecha a las poltronas de ayuntamientos, autonomías y gobierno central (tras unas elecciones, sí, pero sin programa y aterrorizando al personal). Lo que uno aprende de estas horrendas lecciones de historia, si acaso, es que la bondad en política, para ser eficaz, tiene que ser contundente. Milagros como panes, justicia fulminante y latigazos a los mercaderes en el templo. Porque la bondad sin contundencia se llama panfilismo, el estado mental idóneo para que te lleven al huerto. ¡Quiero igualdad para todos! Habla con los bancos. ¡Quiero libertad para todos! Habla con los curas. ¡Quiero trabajo para todos! Habla con los constructores. Zanahoria tras zanahoria, los malos sabrán llevarte a su terreno, acorralarte y devorarte en unas elecciones que no podrás ganar ni aunque vistas de monje trapense a Rubalcaba. Así estamos todos los de Verano Azul, hechos unos zorros, y quitándonos la cancioncilla de la cabeza a cabezazos con los antidisturbios.

martes, 6 de noviembre de 2012

QUE LA INDEPENDENCIA PAREZCA UN ACCIDENTE, ARTURITO

Aquellos Yodas trajeron estos yodos. Un hotel de 1.400 euros la noche en Rusia para que Artur Mas escenifique la ceremonia del desprecio a Cataluña y el resto de los españoles en una orgía con amigotes, asesores y señora. Todo para que la marca "Cataluña" quede bien clarita al lado de los mafiosos multimillonarios que puedan invertir en los nuevos terrenos que van a ser expropiados (Lérida, Gerona, Tarragona y Barcelona) en la Marcha Blaugrana que se avecina contra nuestras defensas en El Aaiun. Una charleta informal entre malotes en una sala de reuniones con canapés y blancas del este. La mafia catalana reunida con la mafia rusa en videoconferencia con la Yakuza y la Nangretta (no fue a saludar ni el alcalde de Moscú) mientras los maestros y médicos catalanes caen como moscas acribillados por las esquinas tratando de marcar, todavía, el teléfono de la Democracia. Está comunicando, chavales. Y cuando parezca que por fin vas a hablar con ella, saltará el contestador automático de Pujol: "En estos momentos nos estamos independizando. Si quieres dejar algún mensaje, espera a que termine de sonar Els Segadors cien millones de veces". Ah, tiempo de crisis. El caldo de cultivo para los virus más dañinos de la banca, la política, y los tarados con ínfulas. Los antidisturbios apaleando estudiantes, la policía arrastrando abuelas fuera de sus casas, y Artur Mas de trilero en mitad de la Plaza Roja: "Mira la bolita. Mira qué independiente la bolita". Cómo recuerdo ahora los comienzos putrefactos de Jordi Pujol en su tarima de charlatán del Tibidabo. Los escándalos impunes de Banca Catalana y el dinero sucio del Caso de las Tragaperras. Para que sigan llamándole "El Honorable". Artur Mas de Al Pacino, conservando el mentón cerámico de Brando, y Pujol de Padrino carrasposo, hablando maravillas de su hijo tonto, el que es capaz de juntar dos millones de amigos para presumir de liderazgo. Como cualquier famosete gilipollas en Facebook.

domingo, 4 de noviembre de 2012

LA ALCALDABLESA CONSORTE (2)

La alcaldablesa de la entrada anterior, pero momentos antes de que sus horrorizados asesores de imagen le recomendaran un cambio de look y algo de disimulo demócrata (por Dios, mi señora) para que no se le notara tanto su conocida e irreprimible tendencia a comulgar a diario con fascistas, curas, corruptos y ladrones multimillonarios. Esa coprofagia suya que luego editan en cuentos para niños y que tanto agrada en las juntas de accionistas. Quién no tiene un defectillo. Es más. La mujer del César no sólo debe serlo, sino parecerlo. Más quisieran muchas llevar esa imagen con un orgullo tan manifiesto.

sábado, 3 de noviembre de 2012

LA ALCALDABLESA CONSORTE


Desde que Aznar se pasó al Lado Oscuro y atrajo consigo al aprendiz de ministro jedi Luke Gallardón Escañowalker, en Madrid manda la Viuda de Josemari & Hijos, sociedad limitada, en régimen de traspaso del Régimen. Y decir sociedad "limitada" es poco. Sociedad borderline. Lo que en las dinastías reales venía explicado por la hemofilia y la endogamia en cuanto a la idoneidad de los sucesores, en las dinastías municipales fascistas madrileñas todo se explica por el gen de la gaviota, que en unos sale Recesivo, véase Álvarez del Manzano (el Beato del Boato) , y en otras Rescesvinto, véase Ana Botella, la alcaldablesa consorte, que más reaccionaria y reina goda no la ha habido ni en el mango del paraguas de Wamba. A poco que se preste atención a las gilipolleces que salen continuamente del consistorio, podemos encontrar a la esposísima protagonizando casi todas. De hecho, Ana Botella es el atajo entre una tontería y la siguiente, de lo cortita que es. Como la Báñez, su mandíbula yunque de herejes la capacita para masticar el hierro colado de cualquier verdad hasta sacarlo en forma de globo sonda, como un chicle. Por si cuela y las viejas del Barrio de Salamanca le ríen la gracia. Por si cuela y Rouco Varela vuelve a dejar que le planche sus calzoncillos con la cara de Brad Pitt. Ahora ha soltado otra. Que como han muerto tres chicas en una fiesta, y eso es muy triste, se acabaron las fiestas en Madrid para que no vuelva a morir nadie jamás. En otras palabras, que dice la alcaldablesa que el Ayuntamiento ya no va a alquilarle a nadie nunca más ninguno de sus recintos para que la gente se lo pase bien. Siempre habíamos sospechado que la noción de futuro de estos tiparracos era el regreso a las noches de Ávila, en invierno. Oscuridad, frío y silencio, que divertirse es el demonio y al Opus Dei le gusta el dolor. Qué mejor excusa los muertos, qué mejor excusa las putas, qué mejor excusa los borrachos, qué mejor excusa los fumadores, una y otra vez, para conseguir ese feliz regreso de penitencia a las noches de Ávila, en invierno. Medida tras medida, cilicio tras cilicio, desde el alegre desbarajuste con Tierno Galván (mucho más que la Movida Madrileña, que eran cuatro gatos) hasta este Madrid de terrores nocturnos (el Halloween municipal) post Manzano, Gallardón, Aguirre y Botella en el que la peña tiene que divertirse de diez mil en diez mil y vigilados por nazis realquilados por el ayuntamiento. Allá cada cual cómo se lo monte para echarse a la noche en estos Madriles, pero si la que va a poner las normas de la fiesta es la gogó del Valle de los Caídos, mejor una avalancha discretita en el salón de mi casa, que me dejo fumar y el pinchadiscos seguro que habla español. Había otra caricatura encabronada de la ceniza por ahí. La recupero. Por comparar. El cabreo, digo. Siempre me sale un diorama de la mandíbula. El molde de su dentadura lo tiene su dentista en el cortijo, de arco de entrada, como en "Bonanza", la primera serie americana con el nombre en español. Luego vino "Dalas", pero ya era porno.


viernes, 2 de noviembre de 2012

OTRO GERENTE DE LA MAFIA

De la misma casilla taxonómica que el Goirrigoletcétera, el de Bankia, Cristóbal Montoro también tiene la percha de gerente asustadizo y ratonil de la mafia. Un perrillo faldero de Rodrigo Rato, más Bankia y más mafia. En manos de este exudado de whisky de contrabando tenemos nuestro dinero. Tres pisos en Madrid de los que es honrado propietario el colega (siempre en política, ¿de dónde saca, pa' tanto como destaca?) y no renunció a los más de 1.800 euros al mes que "provee" el Estado para desplazados que tengan que alquilar su vivienda en la capital. El menda. Eau de Trinque, en tarrito pequeño. Como para prestarle la bici. Lo primero que ha hecho el Hombrecillo Íntegro Amigo de los Ricos, cómo no, ha sido decretar la amnistía fiscal para toda su gente. Los Defraudadores de España, nuestro mejor folclore. ¿O es que no tiene la famosa lista que pulula por ahí, la del New York Times (*), con todos los nombres de su club de fans en Suiza? Con Aznar, Cospedal, Aguirre y Santamaría, es otro de los que me hacen vomitar con solo oír su voz de pitufo de oro. Esta caricatura me ha quedado mejor que la otra que le hice tiempo ha. No es que el sujeto haya mejorado. Soy yo, que me tiene más cabreado y echando la pota en los telediarios, día sí, día también. Anda y que no tiene pinta de pagador de matones en fila india a fin de mes. Flanqueado por dos policías a sueldo de la mafia, detrás de una mesa el tipejo, con manguitos y visera contando billetes en el sótano de la destilería clandestina. Puro gobierno.

(*) Lista que se ha revelado como falsa a la postre (29 Agosto 2013), con la curiosa condición post mortem de que probablemente tuviera contrastados un tanto por ciento de componentes tan abrumador como irrefutable.

jueves, 1 de noviembre de 2012

HERALDOS NEGROS A CASCOPORRO


Llegado el caso, puedo creer en la rehabilitación de un asesino, de un ladrón, de un estafador, de un secuestrador, de un falsificador, de un drogadicto, de un terrorista... Pero nunca me creeré la rehabilitación de un violador, de un pederasta o de un banquero. Todos estos años a base de marisco en la cárcel le han dejado un rictus en la cara a Mario Conde que es el mapa de lo chungo que va este país, en cera. Que pudiera presentarse a las elecciones gallegas como un ciudadano sin tacha es una muestra más de 1) la mierda de ley electoral que tenemos, 2) la brutal vigencia de la escena del Lazarillo, el ciego y las uvas, y 3) de que no hay un sitio en España donde volvamos los ojos locos sin que todo lo vivido se nos empoce, como un charco de culpa, en la mirada. Con Vallejo, me pongo a contar los Heraldos Negros que se han puesto a llamar a nuestras puertas, esa legión de malnacidos en el gobierno, en la política, en la justicia, en la banca y en la iglesia, y nos vamos definitivamente al carajo como no hagamos algo contra tanta villanía. Pobre Bardem, por abrir la boca. Han llegado a un grado tal de prepotencia e iniquidad que esto parece un tebeo inverosímil. Un tebeo canalla editado por un psicópata. Pasan las páginas, pasan las páginas, venga malos, venga malos, venga malos... Y el niño aterrado porque está llegando a las últimas y el héroe sigue sin aparecer. El bueno. El que no puede faltar en un tebeo honesto. Por Noviembre ya y la sensación, con el niño, de qué puta broma es ésta...