jueves, 30 de agosto de 2012

LUCÍA FIGAR, DE GABINETE EN GABINETE

Cuando naces multimillonaria las células te tiran a la derecha. La célula cerebral, la célula familiar, la célula vaginal, la célula política... Miras a tu alrededor y todo es dinero, ambición y olor a mierda Chanel nº 5. Tu cuna. Naciste para esto. Banqueros, trepas, reaccionarios y un cazo. ¡Yupi! ¡Me lo como todo! ¿Quién es el dueño del restaurante? ¿Aznar? Estupendo, oyes. Estoy buena, tengo una carrera carísima, y soy la chica de gabinete ideal. Poder y pasta, como el dentífrico de Superwoman. ¿Que hay que trabajar o lo que sea con el caradura del yerno, el comisionista pijo? ¿Con Agag? Gabinete total, total, todo queda en familia. Pa' dentro. ¿Que hay que gabinetear también con Zaplana? ¿El que estaba en política sólo para enriquecerse? ¡Es de los míos! ¡Me encanta su morenazo corrupción guay! ¿Que hay que trabajar bilingüe con Esperanza Aguirre? ¡Es que lo estoy bordando! ¡Gabineteo con los mejores! ¡Fascistas, trincones, corruptos y vampiros! ¡Adoro mi trabajo! ¡Fashion fashion, profesional de la muerte! ¡Si hasta puedo casarme con el jefe de gabinete de Aznar! Oig... ¿Qué me pasa? ¿Por qué tanta suerte? Yo sólo soy una ultrapija empedernida y codiciosa que a lo mejor no se merece tanta dicha en su ya de por mí mega-afortunada vida... ¿No será la mía una historia triste como la de la niña de la pensión no contributiva del cuento que pierde su zapato de cristal y luego el príncipe no le come el chocho porque se le ha hecho tarde, o sea, sin taxis? Me da igual, chica. Yo a esto de pillar cacho con los míos no le veo más que ventajas. Total, por hacer lo que hago... Me han recomendado que vea una película, "Salón Kitty". Para mejorar en mi trabajo. Va de nazis y gabinetes y eso. Lo de los nazis no sé lo que es, pero de gabinetes entiendo un rato. ¡Ahora estoy contigo, Rodrigo, espera un pelín! Voy a ver si me cargo doscientos o trescientos profesores más para esta tarde y la veo. Ah, y retocar unas cifrillas del paro en Madrid, que me lo acaba de encargar Espe. Qué voces me pega desde su despacho verdulería. Ella es así de sencilla y analfabeta, por eso me tiene a mí. Pero, chica, lo ricos que están estos huesos con sabor a bragueta de ministro que me tira la presidenta cuando manipulo las cosas a su gusto, que es todos los días... Qué lista fui al hacer mi Erasmus en Oropesa. O sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario