martes, 17 de septiembre de 2013

JAMONES PARA LOS CERDOS


No sé exactamente cuántos kilos de jamón ni cuantos patas negras llevó a Buenos Aires la delegación española para la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos. Sé que llevaron al "mejor cortador de jamón del mundo". ¿La muerte? No. Florencio Sanchidrián. De Ávila, el hombre. Ex torero (otros dicen que sólo ex vaquero), camarero primero en Barcelona y luego en Sevilla, donde se hizo definitivamente matador de jamones. El Posturitas, como le llama alguno del gremio. Quiebro de cintura, desplante, tajo y brindis al fluorescente con la loncha de jamón en la punta del cuchillo como una banderita de España: "Para usted, señora marquesa". No es como los demostradores de achiperres para cortar verduras, pero se le acerca. En la labia y en los corrillos que forma. Aunque su caché le diferencia por completo de los artesanos del corte a la remolacha. Florencio Sanchidrián, El Posturitas, Floren, cobra 3.000 euros por cada sesión forense. Y le pagan el caché en España y en todo el mundo. La agenda repleta con meses de antelación para personajes de la banca, el cine, la música, famosos en general y demás ricachones que pueden permitirse una tarde con CSI Jabugo en directo en sus jardines y salones. Ole, Floren. ¿Cuántos sabores distintos hay en una pata de jamón? Depende de la zona, de la temperatura, de la hora y del ángulo. Maestro Cortador de Jamón. No deja que nadie toque sus cuchillos (si lo hacen, no vuelve a usarlos) y suya es la frase: "Creo que queda bastante mal que un cortador de jamón hable inglés". A este hombre fue a quien llevó Ana Botella a Buenos Aires para agasajar con jamón a los cerdos del COI. Dinero de nuestro bolsillo, raciones de nuestros costados, lascas de nuestra Seguridad Social, virutas de libros de texto. A jamón pasado, y pese a que me parece de perlas que no nos dieran los Juegos, la sensación es de "cateto a babor". Ese avión de Iberia con sus jamones en business y Florencio Sanchidrián de azafata, repartiendo micebrinas durante el vuelo para que no se le mareen las amputaciones. Luego esa sesión de filos al alba, abriendo su estuche del honor sin padrinos, en una tapia de los jardines del NH, como los malevos de Borges, preparando la esgrima que va a usar a la hora del aperitivo con los viejos corruptos del COI, los adictos a las joyas, a los yates, al caviar... y al jamón ibérico. ¿Adónde vas, vizconde miembro del COI? A comerme dos platos de pata negra a la caseta de España. Han puesto a cortar a una especie de torero de paisano, pero saca unas lonchas finitas que te puedes plastificar el pasaporte con ellas... ¿Y les vas a dar muchas bellotas a la candidatura de Madrid en la votación? Ni una. "Somos así de chulos de puta..." Y nosotros así de pánfilos. Pero a lo que vamos: si Florencio Sanchidrián cobra 3.000 euros por sesión, ¿a cuánto nos salió el pico de tenerle allí tres días matando jamones para los cerdos? Independientemente del resultado, cómo fastidia retrospectivamente haber hecho felices a unos putos caníbales.

6 comentarios:

  1. Estás sembrao, como siempre.
    Vi al "susodicho" en la tele y me hice todas las preguntas que hoy me has resuelto tú.
    Si es que somos unos quijotes, a costa del personal, ¡claro está!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bien sienta en la corte de los milagros el pelo de la dehesa!

    ResponderEliminar
  3. Zaka! Toooma bellotazo olímpico.

    (Babor es izquierda, estribor, derecha. Querías decir, deduzco, "cateto a estribor" ¿no?)

    Placer leerte.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja... Mejor Cateto a Estribor, sí. Gracias por leer, Tracy, María Luisa, Loam.

    ResponderEliminar