sábado, 1 de junio de 2013

TAJADAS ENORMES Y CALIENTES DE CARNE DEL SUR


Habida cuenta de las cuentas de la Unión Europea, ese fantasmagórico ente multinacional sólo puede estar dirigido por dos tipos de personajes: A) Empleados obedientes de las entidades financieras; B) Escombros políticos de sus respectivos países. Dos tipos de personajes que, por supuesto, no son excluyentes. Basta echar un vistazo a los que han sido o siguen siendo nuestros representantes patrios en el higado de la Bestia: Mayor Oreja, Solana, Almunia, Iturgáiz, Abel Matutes, Loyola de Palacio... Da igual que luego mires nuestra lista de "representantes permanentes" en los alminares del Castillo de Dracul, ese menú de mindundis aguados y turistas aburridos. No elegirías a ninguno de ellos de delegado de clase. Como en los sindicatos, en ese colegio son los liberados de la política. Los liberados de matemáticas. Los liberados de España. Los Delegados Exentos. Y si es a esta gente a la que mandamos a nuestro apartamento en Bruselas D'or para que nos rieguen las flores de la agricultura, la industria, el turismo, la minería o la ganadería, de qué nos extrañamos por tener así las macetas, que da asco verlas. Empleados obedientes del casero financiero y escombros políticos, como digo. ¿Y qué escombros mandan los otros países? No les vamos a perdonar que también exilien a un buen tanto por ciento de sus inútiles, pero lo que suelen enviar a ese patio de Monipodio es a sus peores alimañas. Inadaptados sociales en Dinamarca, Holanda, Francia, Alemania, Bélgica... Cerebros sin escrúpulos en economía, diplomacia, paciencia, negociación, protocolo, grupos de presión, respeto, empatía con los pobres... En el photocall de la Bestia Comunitaria (como si hubiéramos alquilado entre todos un monstruo por piezas) vemos energúmenos en todas las disciplinas. Siniestros enviados especiales, pulidos, sonrientes, con doscientas carreras y una orden de alejamiento de sus respectivos países. Sólo se redimirán de su condición de escombros y proscritos si arrancan una buena tajada de carne del corazón de Europa y se la llevan todavía caliente y sangrante a sus amos con la excusa de un tratado "histórico" o de un acuerdo "satisfactorio para el conjunto de la Unión Europea". Sus amos, unas veces con nombre, apellidos y presidencia de algún gobierno; sus amos, otras veces corporaciones financieras, los Mercados. Pon a pelear tú contra esos Vampiros a Mayor Oreja. Un cura viejo, gordo y soñoliento de maldad levantando su crucifijo del Opus Dei: a tomar por culo los astilleros. Pon a pelear tú contra esos Hombres Lobo a Abel Matutes. Un posadero lameculos regalándole ensaimadas a los licántropos: a tomar por culo la cabaña vacuna. Entre el FMI, el Banco Central Europeo, y los comisarios y responsables de la propia Unión Europea, hacen las delicias de una banda de mafiosos para su calendario benéfico del año. No se explica tanta aparente incompetencia en unos dirigentes sin las dos premisas que apuntaba antes. Alimañas de los bancos, escombros de sus países, o las dos cosas a la vez. El pulido de arriba, Olli Rehn, el pistolero de la economía de la zona euro, al norte de Tarifa. ¿Quién se lleva masturbando desde hace siglos con la palabra "austeridad"? Los luteranos, los calvinistas... Lo que más abundaba en las bandas mafiosas italianas eran los católicos. Era otro estilo, claro. Han sido barridas por los nuevos tiempos. Nostalgia de Chicago, Sicilia... Los que ahora nos ofrecen su protección democrática internacional son bandas centroeuropeas, escandinavas y de por ahí. Austeridad, mmm... Gente sin escrúpulos. Pacientes. Fríos.  Lobos en la nieve. Tajadas enormes y calientes de carne del sur.

2 comentarios:

  1. Cuánto siento tener que aplaudir y asentir.

    ResponderEliminar
  2. Las instituciones se crean para acumular desechos. Sobran todas.

    ResponderEliminar