lunes, 1 de abril de 2013

CASTING EUROPEO DE MINISTROS Y CAMAREROS


Aunque las elecciones presidenciales sean este año, Alemania ya ha elegido entre la Banca y la gente, entre la "refundación del capitalismo" y la fundición de las personas. Arriba, el ministro de finanzas alemán, Wolfang Schäuble, sabe mucho de fundiciones, de estar fundido y de recibir regalos de los traficantes de armas. Sobrevivió a ese escándalo, a  la caída de su amigo Köhl y a un atentado que lo dejó inválido. Supongo que es el perfil medio que se requiere en Alemania para llevar la cartera de economía y bandearse con sus socios europeos del sur. Un pedazo de acero alemán con carrera universitaria. Como en Lavapiés eligiendo camareros. Al aspirante lo tienen dentro de una barrica de ácido sulfúrico una semana, a lo que queda del hombre lo ponen detrás de una barra con una pajarita, y tiene que estar simpático y suelto con la clientela o no le dan el trabajo. Pídele tú al de arriba que se guarde la austeridad en la encimera del culo cuando lo veas detrás de su barra alemana de finanzas con una bayeta islandesa sobre el hombro, los irlandeses fregando platos, los griegos barriendo el suelo, y el género en corralitos (como las cigalas en pecera, pero en chipriota), poniéndole cervecitas a los colegas de la banca y multas a los que entran tocando la guitarra... 

2 comentarios:

  1. Cual penitentes, servimos de rodillas los intereses de la banca alemana.

    ResponderEliminar
  2. ¡Con las cuerdas de la guitarra...!

    ResponderEliminar