jueves, 21 de julio de 2016

DE LA DAMA DE HIERRO A LA DAMA DEL RASTRILLO


A la nueva primera ministra británica, Theresa May (arriba), no le gustan los inmigrantes, no le gustan los "moros", no le gustan los sindicatos y, ahora, no le gusta la Unión Europea. Por esos hobbies de odio suyos, deduzco que tampoco le gusta la libertad de los demás o que la gente se niegue tercamente a pasar hambre. Pero a lo que iba: cuando me interesé por su careto en Google mi sorpresa fue tremenda. ¡El fenotipo! En la cara, en la boca, en la sonrisa... Ese tipo de sonrisa hiriente y esforzada que llevamos viendo por aquí en todas las bocas de las marquesas, señoronas y fascistas de los rastrillos del barrio de Salamanca cada vez que les arriman una cámara y luego son unas alimañas como para hacerles un infierno aparte. Después de Margaret Thatcher, la segunda perra del demonio que les toca a los ingleses. Lo arreglarán con alcohol, como siempre. La San Miguel está aumentando la producción a marchas forzadas. Que no les falte una buena toña de consuelo a esos pobreticos cuando les busquen las vueltas para la segunda guerra de las Malvinas, sea donde sea.

5 comentarios:

  1. ¡Menudo trío de ases: la Elísabet, la Camila y la Theresita!

    ResponderEliminar
  2. Juás. The Queen, the Horse and de Flower (por "nos ha jodido May con las flores")

    ResponderEliminar
  3. Pues en la foto de la que saqué la caricatura la menda llevaba un collar como los rodamientos de un portaaviones. Lo que pasa es que yo, para pintar perlas, prefiero a los del PP.

    ResponderEliminar