miércoles, 7 de enero de 2015

LA POLÍTICA DEL MIEDO


Pobre Ángela Merkel, aterrorizada por los griegos. No duerme. No come. No invade. Día y noche suena en su cabeza un aullido espectral: "¡Syriiiiiiiza!". Y la mujer llora. Y la mujer camina desorientada por los pasillos del Reichstag tratando de consolar a su paso a los niños banqueros que están tan asustados como ella, a los indefensos y escuálidos consejeros del Bundesbank, a los abatidos enfermos del FMI, a los pobres diablos del Banco Central Europeo. "¡Syriiiiiiiiiiiza!". Y todos se abrazan entre sí presas del pánico ante la imagen demoníaca de Alexis Tsipras, el Griego Loco,  la cara espeluznante de Manolis Glezos, el superviviente que arrancó la gloriosa bandera nazi del parlamento griego, allá por 1941... Pobre Ángela Merkel, temblorosa, desfallecida, en sus ojos abrasados de lágrimas la pesadilla de un pueblo de monstruos dispuestos a acabar con esa civilización occidental que ahora lidera ella y que surgió de una salchicha mágica del Rin en la noche báltica de los tiempos, como todo el mundo sabe. Pobre Ángela Merkel, la política del miedo.

1 comentario:

  1. Y Alexis provoca un "quita, quita" ya antes de llegar: menudo éxito.

    ResponderEliminar