lunes, 14 de julio de 2014

HASTA LAS NARICES DE MESSI



Este Mundial de Brasil lo mismo podría haber sido de badmington, que tampoco se habría visto fútbol, pero ya puestos a que ganara algún equipo, menos Holanda, cualquiera, y a ser posible uno latino. Chile le echó bravura, por ejemplo. A Portugal le sobró Ronaldo. A nosotros nos sobró Diego Costa. Y a Argentina le sobró Messi en la final. Vale, Alemania fue una máquina hasta ese mismo partido, que lo jugó como el culo, pero ver a Messi tirando aquella falta de libre directo a un minuto de que acabara la segunda parte de la prórroga, perdiendo ya por el fatídico 1-0, mandar la pelota a las nubes brasileñas, y sacar esa sonrisilla de tarado extraterrestre con catorce millones de niños argentinos llorando en ese momento... Para estrangularlo con el mando a distancia. O para hacerle el GIF de arriba, donde se ve bien clarita su manera de pedirle la pelota a los compañeros, los noventa minutos de partido, como el jugador adulto que es, dentro y fuera del campo, que antes tenía que ser su padre el que le llevara los dineros, pero ahora no... ¡El que lo debería haber estrangulado es Mascherano, coño! Justo cuando recibía el absurdo Balón de Oro al mejor jugador del Mundial, que todo el mundo sabe que fue Hulk, el 7 de Brasil contra Alemania. 

1 comentario:

  1. Superado

    No es suficiente la habilidad para jugar al fútbol

    ResponderEliminar