sábado, 31 de mayo de 2014

¡AMUNT, OLTRA!


Según se ha puesto a desgañitar el coro de Sabandeños de Millán Ash Tray, alguna partitura hemos debido de trastocar los del irredento rojerío el 25 de mayo. Nervios, pánico, nos atacan. ¿A qué huele? A nubes. ¡Contrataque! ¿Con qué? Con gas mostaza. Y venga a fumigar el aire con adjetivos calificativos e infundios mientras suenan las alarmas antiaéreas en todos sus editoriales de mesa camilla con el brasero comenzando a prender los flecos. Y como comienzo no está mal. Ya llegará el día en que corran a refugiarse al Valle de los Caidos con el pelo ardiendo mientras aquí aireamos los armarios del Congreso y matamos a todas las ratas que nos dejaron haciendo nido por decretos leyes, anteproyectos y demás reformas de peste negra. Arriba, Mónica Oltra, la Lara Croft de Levante. Ella sola contra cien mil imputados insultándola en el parlamento. Cotino también, por supuesto. Por sus enemigos se reconoce su lucha. Y el mérito. De lo mejorcito que nos ha llegado de Alemania en muchos años. El Tambor de Hojalata 2 en forma de camisetas acusadoras y las verdades del barquero. Así que la han echado más veces de las Cortes que al Vaquilla de clase. Y que da gusto oírla a la mujer. Por ahora está en Iniciativa del Pueblo Valenciano y en la coalición de Compromís. De las destacadas del irredento rojerío. No descartemos que a la vuelta de no muchos años sea la nueva presidenta del Congreso de los Diputados, el grande, por justicia poética, para que ya nadie la pueda "echar de clase". Por ahora, le cabe el orgullo de que los corruptos de Valencia la vean por los pasillos como los vampiros a Van Helsing. De ahí la camiseta y todos los ajos de rebeldía con que podamos ayudarla desde este blog. ¡Amunt, Oltra!, que diría Amadís.

2 comentarios:

  1. Oltras y muchas más oltras vendrían de perlas. Hay que regenerar la (mala) vida

    Peret.

    ResponderEliminar