martes, 25 de marzo de 2014

TUBINGAS (14)


Sopla fuerte el viento hoy en Lavapiés. Gime a su manera de fantasma municipal. Deletrea ventanas entreabiertas. Silabea alrededor de los andamios. Le levanta las faldas a las redes protectoras. Y descubre a tres ecuatorianos koalas sin cascos ni arneses pasando tan ricamente la mañana por cinco euros la hora de trabajo arborícola. Y luego no queremos que beban cuando bajan al suelo...

Ayer en El Intermedio un niño encantador (9 años) decía que la crisis pasaría cuando él tuviera 23 años. No antes. Y le temblaba la voz cuando decía: "Ya-a-a...". Luego había otro igual de majo, pero neurótico. La crisis. Qué cosa, la crisis. Uf, la crisis. Feísima, la crisis. Daba miedo, la crisis. Sus padres tenían trabajo, pero. En su casa podían pagar las facturas, pero. Ansioso, con una angustia histérica que intentaba hacer positiva: en verano todo mejorará porque se necesitan más cosas. Gente que haga helados, llegó a decir. La Crisis Positiva de Martín Romaña a su lado era una filfa.

 Pesadilla del Obispo de Ávila: al difunto Adolfo Suárez le crece la barba de Carlos Marx.

A Blas Piñar, otro muerto fresco y de la misma época, el primer negro con traje y corbata en Madrid le supuso una taquicardia. Y no, no era ningún portero de discoteca.

Un chiste reciente. "¿Qué es un negro a los mandos de un avión...?" Y tras la pausa dubitativa del receptor: "Un piloto, racista de mierda".

Pesadilla de Salvador Victoria: Una pelota de goma perdida entra en su despacho y destroza el retrato de Escrivá de Balaguer. Se despierta empapado en incienso frío. El viento de su urbanización de repente comienza a hablar como si fuera un viento de infraviviendas y descampados. Xenoglosia de posesión diabólica. Salvador Victoria llama al 112.




Según no sé qué juzgado de mierda matar a una prostituta no es ningún crimen machista ni supone violencia de género... Están locos. Y me temo que a partir de ahora los que vayan a matar a sus señoras tendrán la precaución de dejar un billete de cincuenta euros en la mesita de noche.

Los antidisturbios se quejan de que fallaron sus mandos en las cargas del 22-M. Ya era hora de que lo reconozcan. Nosotros siempre nos habíamos quejado de que estaban desmandados.

Propuesta solidaria a los chavales de la Escuela de Circo de la Casa de Campo. Taller de camas elásticas para todos los subsaharianos que acampan extravallas en Melilla y Ceuta. Mucho más eficaz que enseñarles a hacer malabares con las pelotas de goma. O eso o hablar con Sergei Bubka.

Sigue el viento por todo el barrio. Por todo Madrid. Como en La Continuidad de los Parques, este viento es La Continuidad de los Pisos Vacíos. El aire de su lengua muerta por las órbitas de las casas sin nadie, una tras otra. Y dice cosas horribles, tristísimas, amenazantes. Voces en el aire, como en El Señor de los Anillos.

El otro señor de los anillos, Rouco Varela, por fin disfruta de su merecido año satánico.



3 comentarios:

  1. Como el viento que hoy azota Valencia, Lavapiés y parte del extranjero, has asolado tú con todo.
    Eso sí,con la maestría de siempre y la razón que nunca te falta.
    Ahhh y las imágenes en proporción y autoridad a lo escrito.
    :)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Año Satánico! por diox qué bueno 3:p

    ResponderEliminar