viernes, 31 de enero de 2014

FUERA TIRANTES: EL MUNDO SE DESPEDROJOTA


Ni en su momento la cobertura eficaz del escándalo de los GAL (mérito, sobre todo, de Melchor Miralles y de Ricardo Arqués), ni, últimamente las exclusivas del caso Bárcenas, eximen a Pedro Jota Ramírez de manejar sus titulares como un bróker sus acciones, actuar a menudo por oscuros intereses extra periodísticos, ni de tener el ego de la Vaca que Ríe, unas veces dejándose ordeñar por la derecha, otras cagándose en los sindicatos y otras espantándole las moscas a la iglesia. El liberalismo en prensa puede llevarte a filtrear con los poderosos más allá de lo puramente informativo, silenciar noticias incómodas para tus socios capitalistas o incluso medrar a golpe de editoriales, pero si a esto le añadimos su persecución sádica a jueces de tonalidad rojiza en sus procedimientos como Baltasar Garzón, o la campaña paranoica sobre los atentados del 14 de Marzo de 2004 y la consecuente caída del gobierno reaccionario que intentó manipular a la población los días que precedieron a las elecciones generales, no se han derramado demasiadas lágrimas por estos lares ahora que El Mundo se ha despedrojotao... Tanta gloria lleve como descanso deja el periodista liberal amigo de los empresarios más siniestros de este país, el Woodward del Urdangaríngate, el de los tirantes de Larry King de Logroño y su Oprah Winfrey de pago en forma de Exuperancia encima de su cama Underwood para teclear "tutú" contra los socialistas, oye. Sin ningún respeto. Recíproco. Pero mejor que yo lo escribe una de las últimas incorporaciones a la mancheta de El Mundo, Enric González. La manera en que lo llama "periodista extraordinario" es antológica. Y en el otro lado de la balanza de heces, la despedida de Salvador Sostres. "Pedrojota y yo". En un water. Lo dicho. Recíproco, oye.

3 comentarios:

  1. Una meada por poderes. Cuando PJ se giró, volteando hacia arriba esos ojos acostumbrados a ver las intimidades de Ágatha, y le urgió a la nigeriana "méame", Exuperancia lo hizo por ti, por mí y por todos mis compañeros (los mismos que el domingo por la noche no descansaban pensando en la reunión de los lunes en El Mundo).

    ResponderEliminar
  2. Es magnífico: se despedazan entre ellos. ¡¡¡¡Que sigan!!!!

    ResponderEliminar